Público
Público

El Atlético acaba por los suelos

Los de Jiménez dejan a ocho puntos a los rojiblancos tras vencer con un gol de Navas a cuatro minutos del final

ALBERTO CABELLO

El nuevo Atlético de Madrid deja alguno de los mismos recelos que el de Aguirre. El equipo no sale con la intención decidida de gobernar los partidos; transita por tramos de lo más insípido. Abel y Jiménez trituraron el partido en el vídeo y la pizarra. Las migajas que quedaron no dio para saciar el gusto de dos conjuntos de los que se espera mejores platos. Pero los buenos cocineros son los que con la nevera vacía te hacen un manjar. Jesús Navas anda en ese plan, resolvió con maestría un mano a mano que tuvo ante Leo Franco. Fue quizá la única ocasión clara de todo el partido.

La buena salsa con la que se cocinaba el partido se cortó con el choque entre Perea y Romaric. Hasta la media hora, los dos equipos se desvanecieron sobre el césped. Deambularon sonados por el campo en una cadena infinita de pérdidas de balón. Forlán fue el primero en despertar del desmayo, bastó con que bajara al centro del campo a recibir la pelota para que el partido tuviera su segundo bautismo.

El movimiento del uruguayo desplazó a los centrales del Sevilla y abrió el cielo para Simao. Sin tantas piernas por delante, el extremo rojiblanco retó a un mano a mano a Adriano. El portugués le cazó la espalda a la primera. Su galopada acabó en un centro medido para Forlán que de manera inconcebible acabó en el larguero de Palop cuando casi sin tocarla iba para dentro.

Abel procuró tachar a Jesús Navas del partido. Le echó dos vueltas de llave a la banda del menudo extremo con Pernía y Antonio López. El equipo local sintió como una cuchillada la poca participación de su jugador más en forma. Percatado de la treta, Jiménez respondió: Navas a la izquierda, Capel a la derecha.

El movimiento dio resultado. El Sevilla encontró la clave para reengancharse al partido. Y es que sin bandas, los locales no pasan de ser un equipo común. Navas tuvo una muy buena ocasión en un disparo desde fuera del área que se marchó a una pulgada del palo de Leo Franco. La primera parte dejó un toque de atención para Abel, el Atlético sufrió mucho en las jugadas a balón parado.

Salvo detalles, el partido era de lo más pastoso. Hora de Agüero. Al minuto ya había dejado un taconazo soberbio a Maxi y provocó un saque de esquina. El partido iba camino de las tablas hasta que Navas aprovechó una mala lectura del fuera de juego de la defensa atlética para poner la segunda duda al proyecto de Abel Resino.

Sevilla (1): Palop; Mosquera, Squillaci, David Prieto, Fazio; Jesús Navas, Romaric (Capel, m.7) (José Carlos, m.86), Perotti (Acosta, m.54), Renato; Kanouté y Adriano

At. Madrid (0): Leo Franco; Perea (Seitaridis, m.3), Pablo, Ujfalusi, Pernía (Maxi Rodríguez, m.46); Antonio López, Maniche (Agüero, m.70), Assunçao, Raúl García, Simao; y Forlán

Goles: 1-0. M. 86. Jesús Navas resuelve con el interior un mano a mano con Leo Franco.

Árbitro: Pérez Lasa. Amonestó con tarjeta amarilla a Fazio, Palop, Assunçao, Pernía, Antonio López y Maniche.

Sánchez Pizjuán: 45.000 espectadores.El partido estuvo interrumpido cinco minutos en el primer tiempo por un choque brutal entre Perea y Romaric.