Público
Público

El Barça, campeón de la liga ACB

Los azulgrana vencen al TAU por 90 - 77 en el cuarto partido del play-off final

NOELIA ROMÁN

Un brinco en el aire con el puño levantado anticipó el rugido: "¡Navarro, Navarro, Navarro!", clamó el Palau, entre una nube de confeti y banderas. El Barcelona se acababa de proclamar campeón, acababa de derrotar al Tau, cinco años después la Liga era, por fin, de nuevo azulgrana y Navarro, siempre Navarro, había sido proclamado el mejor jugador de la final.

Emocionada, la estrella azulgrana recogió un premio tras otro y se fue a por sus hijas, que asistían estupefactas a la celebración de los compañeros de su padre y a la resignación del conjunto baskonista, derrotado una vez más. Por tercera vez en su historia, el Barça conquistaba la Liga de fútbol y de baloncesto, la duodécima de la sección.

"Tenemos ganado el factor psicológico con el Tau", había afirmado Basile con la misma rotundidad con la que el Barça se ha manejado en esta serie, en la que ha mostrado muchas menos fisuras que el Tau, agotado físicamente. El equipo baskonista ha afrontado la final mermado por las lesiones -pese a jugar, Splitter, Vidal, Teletovic y Mickeal han arrastrado molestias durante toda la eliminatoria-, reflejo inequívoco de lo justo de fuerzas que ha llegado al punto álgido del curso. Suele suceder con los equipos que dirige Ivanovic y ést no ha sido una excepción.

Enfrentado al momento decisivo, al Tau le ha faltado esa quinta marcha que había exhibido en la Copa y durante la fase regular de la liga, y que sólo perdió en los cuartos de final de la Euroliga, cuando el Barça le apartó de la Final Four de Berlín. Como a un calcetín, los azulgrana le dieron la vuelta a la eliminatoria y, con su pase, desterraron definitivamente el fantasma del Tau. El Barça comenzó allí a ganar la Liga. La encomiable resistencia de Prigioni, siempre al rescate desde la línea de tres y la aportación de Rakocevic, inevitable pero por debajo de lo que el serbio acostumbra, lograron mantener el interés de los encuentros hasta superado el intermedio; nada más. Es munición muy escasa para dar más guerra a un Barça que cuenta con un puñado de jugadores hambrientos de títulos.

El primero Navarro, como evidencio con su triple inicial. Cansado de perder en Memphis, regresó a casa en busca de premios y no ha parado hasta conseguir el primero de una temporada que también le deja las decepciones de la Copa y la Euroliga. Fastidiada por esas derrotas, la estrella del Barça ensombreció el gesto al comenzar la serie y no recuperó la sonrisa hasta este jueves, cuando con dos triples consecutivos, hacia el final de segundo cuarto, comenzó a teñir el títulos de azulgrana (37-26).

Muy sólido en defensa, no esperó el Barça a ampliar la diferencia, pues Andersen mantuvo el acierto ofensivo que ha exhibido durante toda la serie y Fran Vázquez, el excelente tono de toda la temporada. Con cuatro mates y dos tapones disuasorios a Splitter, el pívot gallego reivindicó su papel en un partido que Mickeal se empeñó en facilitar al Barça: su falta antideportiva sobre Grimau concedió cinco puntos de una tacada para los azulgrana (52-38).

Pero, con todo en contra (59-41), el Tau trabó el partido, cargó de faltas a los pívots azulgrana, recuperó ofensivamente a Splitter y buscó la salvación desde la línea de tres, fórmula que explotó muy acertadamente San Emeterio. Ni siquiera así. Empujados por un Palau enfervorecido, Navarro armó el brazo, Fran mantuvo la sobriedad y Basile remató la fiesta.


Barcelona (90): Lakovic (5), Navarro (19), Basile (17), Andersen (18), Santiago (0) -cinco inicial-; Fran Vázquez (18), Sada (4), Grimau (9), Ilyasova (0) y Trias (0).

Tau (77): Prigioni (13), Rakocevic (20), Vidal (7), McDonald (2), Splitter(15) -cinco inicial-; Mickeal (6), Teletovic (3), San Emeterio (11), Lucas (0) Árbitros: Arteaga, Hierrezuelo y Redondo.

Eliminados por cinco faltas: Santiago.

Palau Blaugrana: 7.716 espectadores.