Público
Público

Bartomeu pasa la pelota a Rosell en la contratación de Neymar

Niega que haya fraude fiscal y, en todo caso, la responsabilidad del fichaje la atribuye a su antecesor al frente del F.C. Barcelona.

REUTERS/Juan Medina

JULIA PÉREZ

MADRID.- El presidente del F.C. Barcelona, Josep María Bartomeu, ha rechazado ante el juez Pablo Ruz que el club de fútbol haya incurrido en un fraude fiscal en la contratación del delantero brasileño Neymar. En todo caso, el diseño de los pagos y la responsabilidad del fichaje corresponde a su antecesor, Francisco Rosell.

Bartomeu ha comparecido en la Audiencia Nacional, imputado por supuesto delito fiscal de 2,8 millones de euros. Por su parte, Rosell está imputado de tres delitos -dos fiscales y uno societario- en la contratación de Neymar.

El actual presidente del Barça ha declarado durante algo más de tres horas ante el juez central de instrucción 5, Pablo Ruz, ante el que se ha desvinculado de la contratación de Neymar en el año 2013. La contratación del delantero la negoció y la lideró Sandro Rosell, ha llegado a decir a Ruz según fuentes jurídicas presentes en la declaración.

El fichaje costó casi 95 millones de euros. El club dejó de pagar 2,8 millones a Hacienda por el fichaje del brasileño, que costó al Barça un total de 94,8 millones en lugar de los 57,1 que el club dijo haber pagado por él.

Bartomeu ha destacado ante el juez que no intervino en ninguno de los siete contratos firmados para fichar a Neymar. Los firmó su antecesor, él los dio por buenos y, además, dio instrucciones a “los fiscalistas” que “trabajaran con riesgo cero”. En varias ocasiones ha citado al despacho Cuatrecasas como los fiscalistas que les aconsejaron cotizar en el año 2013 en lugar del año 2014 los cuatro millones que quedaban pendientes.

Fruto de esta orden de riesgo cero, el Barça regularizó 13,5 millones de euros por medio de una declaración complementaria. Bartomeu ha explicado que esta cantidad cubre las posibles deudas con Hacienda e, incluso, supera la cuantía que se pueda reclamar: “creo que hemos pagado de más”, ha declarado según las mismas fuentes.

Para la Fiscalía, este pago debería de haberse realizado en el año 2014 y no en el año 2013. La diferencia es importante: en el 2013 Neymar residía en Brasil, mientras que al año siguiente era residente en España. Para Hacienda, la contratación de Neymar se debió de tributar al 52% como renta del trabajo de un residente y no al 24,75% como no residente.

Para la defensa de Bartomeu, la tributación debería imputarse al momento de "exigibilidad" del pago. En el año 2013 se pagó buena parte de ese dinero, pero también se pagó una parte de 2014 de forma diferida. Es un asunto que, en todo caso, deberá aclarar Hacienda.

Contrato de un desodorante de pies

Bartomeu ha reconocido ser el firmante de los contratos "deportivos" porque era presidente de este ámbito en la época de Rosell.

Ha negado que el Grupo Neymar sea una tapadera familiar, como pretende la Fiscalía. "La empresa de Neymar no era una entelequia, en ella trabajaban entre 30 y 40 personas y tenía un edificio de cuatro plantas", ha explicado al juez.

Después del Mundial recibió un millón de dólares por una campaña publicitaria de Neymar con la equipación culé para un desodorante para los pies, de la marca Tenny’s Pee.

Antes de la declaración de Bartomeu estaba citado un representante legal del club, al que también se imputa el delito fiscal de 2014. Ruz, no obstante, advirtió al Barça de que no podía comparecer su director financiero, Néstor Amela, que ya compareció el pasado 22 de julio con la condición de testigo. La Ley de Enjuiciamiento Criminal impide que una persona tenga el estatus de testigo e imputado en el mismo procedimiento.

El abogado del Barça y de Bartomeu, Cristóbal Martell, se ha dado por enterado de esta diligencia y ha anunciado que la entidad nombrará en breve un nuevo representante.