Público
Público

Buffon, 'papá' de Cassano

El portero vigila al delantero para que no se descentre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

“Cassano ahora piensa 5 segundos antes de decir las cosas”. Lo dice Buffon. El capitán y emblema actual de la selección transalpina, tras la marcha de iconos como Maldini y Totti, hace también las veces de padre de familia con el vestuario. Especialmente con su niño más díscolo: Antonio Cassano.
El portero tuvo que salir al paso hace unos días, para poner fin a lo que amenazó con ser la primera movida seria de la selección ‘azzurra’ en Baden. Italia acababa de perder el primer encuentro del torneo frente a Holanda (3-0), y el ex delantero del Madrid, según aseguran medios y fuentes italianas, propició una escena esperpéntica. Otra ‘cassanata’ que sumar a su extensa lista de incidentes en las ligas italiana y española.
El delantero, que hoy volverá a formar de inicio en el equipo de Donadoni, agarró el micro del avión que desplazaba a su selección de regreso de Zurich a Viena, y se acordó de la esposa de un compañero. “Borriello ayer vi a tu mujer a la una de la mañana besando a otra chica”, apuntó el genial delantero a su colega.
El caso es que, pese a que desde la concentración italiana insisten en negar la escena, a los pocos días Buffon escribió en su blog aquello de los cinco segundos.
Sin bromas pesadas
La escena enterrada marcó un punto de inflexión en campamento de concentración italiano, y sobre todo en el propio jugador. “Desde aquel rumor Cassano es otro. Ya no hace bromas, está serio y concentrado”, apuntan responsables de la federación italiana que acompañan al combinado azzurro. E insisten en que “no sólo Buffon hace de padre para él, el resto de compañeros le protegen. Es como un niño grande para nosotros”.
Esta misma semana Cannavaro, lesionado capitán transalpino, comentó que “Antonio está muy bien ahora, trabaja más serio y está muy concentrado”. Escenas como la del micro o los chistes a los que tiene acostumbrados al grupo han pasado a ser historia en estos últimos días de concentración en Baden.
Gattuso, otro peso pesado, aseguró el viernes en tono jocoso que están “hartos de escuchar cantar a Cassano canciones horribles de Nino D’Angelo por los jardines del hotel”. Eso sería antes de la última ‘Cassanata’.
Según aseguran los que conviven a diario con él, ya no canta. Está serio y cohibido. Cassano ya sólo piensa en España. Dicen que “tiene cuantas pendientes” con los nuestros. Donadoni lo sabe y por eso hoy cuenta con él.