Público
Público

La cabeza de Mario Gómez salva a Alemania

Los chicos de Löw vencen a una inofensiva Portugal por 1-0 en un partido que no estuvo a la altura de las expectativas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

“Al tercer bostezo, gol de Alemania”.  Pocas veces en los últimos años, esta frase de Jorge Valdano se pudo aplicar mejor a la selección alemana. Los chicos de Löw vencieron a Portugal (1-0) y encarrilaron su pase a cuartos de final, pero aburrieron a las ovejas. El choque, que puede ser calificado como la primera gran decepción de esta Eurocopa, se resolvió con un solitario gol de Mario Gómez, quien consiguió cabecear a la red la única oportunidad de Alemania en la segunda mitad. Los portugueses, liderados por Coentrão, sólo reaccionaron tras encajar el tanto.

La selección teutona quiso ser España. Pero olvidó presionar la salida del balón del rival y fue incapaz de imprimir velocidad en los metros finales. Portugal, por su parte, jugó a ser la misma que en el pasado Mundial , es decir, pelotazo en diagonal para Cristiano, o en su defecto, Nani y a correr. El resultado: un partido aburrido donde se impuso el músculo a la técnica. En estas circunstancias el único gran cerebro en el campo, el de Mesut Özil, no pudo ejercer. Cristiano Ronaldo no dio señales de vida.

Con este panorama, el partido tenía el rumbo marcado: empate a nada o gol de cabeza tras un centro. Finalmente, fue la segunda. El central Hummels, el mejor jugador de Alemania a lo largo del partido, colgó un balón al área que tras rebotar en la cabeza de Alves llegó perfecto a otra cabeza, la de Mario Gómez, que se encontraba libre de marca en el área portugesa. Y en estas, el gigante alemán, como suele ser habitual, no perdonó. Cabezazo picado y tres puntos importantísimos.


Tras el gol Portugal reaccionó. Paulo Bento, preparador de los portugueses, se decidió a romper el trivote formado por Meirelles, Veloso y Moutinho, incapaz de generar fútbol, y sustituyó al primero por Varela, un extremo puro. El cambio funcionó. Portugal enseñó las garras y metió en su área a Alemania. Cristiano la tuvo desde la frontal, el palo rechazó un centro envenenado de Nani y Neuer sacó un gol cantado a Varela. Pero no pudo ser. 10 minutos de fútbol no pudieron solventar un partido de cobardía. Para sorpresa de la afición madridista el mejor de los portugueses fue Fabio Coentrão.

Con este resultado, Alemania se sitúa líder del llamado grupo de la muerte y suma enteros de cara a su clasificación para los cuartos de final. El inesperado golpe de Dinamarca a Holanda ha hecho aun más mortífero a este grupo B. De momento, Alemania ya mira desde arriba.