Público
Público

El caos da un punto a Betis y Numancia

Partido de locos con tres penaltis y tres expulsiones (3-3)

ALBERTO CABELLO

Todos los géneros teatrales se representaron en una farándula de 90 minutos. Tragicomedia para acabar en el mismo sitio. Betis y Numancia empataron un partido esquizofrénico en el que ninguno demostró la sesera suficiente para amarrar los tres puntos.

resultado deja a los dos con los mismos problemas que antes de saltar la campo. Dos equipos sin ley ni orden, expuestos al azar, la individualidad y a decisiones desconcertantes.

Los verdiblancos soplaron con fuerza hasta acorralar a los sorianos en los primeros diez minutos. Sergio García aprovechó la brisa para amarrar el 1-0. Sujetado por Emana, el equipo parecía resuelto a cerrar el partido antes de que se fuera el sol. Nada más lejos.

El vendaval cambió de dirección. Y el Betis es tan volátil como un castillos de naipes. Barkero y Aranda tomaron el mando del Numancia para buscar la igualada.

La frescura local se pudrió sin la posesión de la pelota. La apariencia del partido cambió de norte a sur. Eran lo de Pacheta los que tenían el encuentro en el bolsillo. Una equivocación de Juanito ofreció a Aranda una vía para colarse ante Ricardo para marcar el empate.

El Betis repitió escena en el segundo tiempo: salida en tromba y ocasiones desaprovechadas. Pero quien tuvo la jugada redonda fue el Numancia. Expulsión de Nelson y penalti marcado por Barkero. Con los tres puntos en la saca, Pacheta se pegó un tiro en el pie. Apostó lo que quedaba del partido a emular a los bravos numantinos frente al fiero romano. Ganando y con uno más, amuralló al equipo con un central más, que luego fue expulsado.

El Betis remontó con una buena definición de Capi y otro penalti de Oliveira. Pero el partido tuvo postdata. Ricardo provocó otra pena máxima en una salida karateka y le regaló el empate a Aranda.