Público
Público

La chistera de Guardiola

Invicto en sus cinco visitas al Madrid como entrenador, Pep situó a Messi de falso 9 y luego a Alves de extremo

RUT VILAR

Cada vez que el Barça de Pep Guardiola visita el Santiago Bernabéu, el entrenador azulgrana suele ajustar algunas piezas de su equipo. Cuenta el técnico que los días previos a cualquier duelo, se encierra en un pequeño despacho que tiene habilitado en las entrañas del Camp Nou y no se cansa de ver vídeos del rival hasta que vislumbra aquel detalle que cree que facilitará a sus muchachos el camino hacia la victoria. Para doblegar al Madrid, en su primera visita al Bernabéu al frente del Barcelona (el día del 2-6), Guardiola retocó algo más que un matiz: desplazó a Messi hacia el centro del ataque azulgrana y situó a Etoo por el flanco derecho.

El periodista Ricard Torquemada revela en el libro Fórmula Barça que en los prolegómenos de su primer clásico en Chamartín, Guardiola advirtió a Xavi, Iniesta y Messi: 'Vosotros tres contra Lass y Gago tenéis el partido de hoy. Si hacéis bien el tres contra dos, hemos ganado el partido'. Superado el encuentro, el de Santpedor explicó que centró a Messi porque en el partido de la primera vuelta había observado que 'los pivotes del Madrid subían a presionar'. 'Quería la superioridad allí y la teníamos con Leo y los dos pequeños', abundó refiriéndose a Xavi e Iniesta. 'A partir de ahí, si los centrales se atrevían a subir, la profundidad de Henry podía ser decisiva'. Ese día, el francés logró dos goles tras un par de desmarques a la espalda de los defensas del Madrid. También marcaron Messi (2), Piqué y Puyol al culminar una falta lateral diseñada en el laboratorio azulgrana.

'Los tres contra Lass y Gago, ahí está el partido', les dijo a Xavi, Iniesta y Messi

En su siguiente visita al Bernabéu, Guardiola alineó de inicio a Alves como extremo y a Puyol en el lateral derecho. 'Queríamos tener mucho juego por dentro y encontrar abiertos a Dani [Alves] y Pedrito', argumentó el entrenador. En el segundo tiempo, el lateral brasileño retrasó su posición hasta la defensa, entonces, Guardiola confió el extremo izquierdo a otro lateral, Maxwell, para seguir presionando la salida del Madrid. 'Intentamos alejar a Cristiano del juego', añadió el técnico.

Barça y Madrid iniciaron el carrusel de clásicos del curso pasado con el partido de Liga en Chamartín. Tras casi tres meses sin jugar por lesión, Guardiola confió el liderazgo de la zaga en Puyol y alineó el mismo once que había apabullado al Madrid en el Camp Nou (5-0) con el único cambio de Adriano por Abidal, convaleciente de su operación de hígado. Con el césped del Bernabéu seco y más alto de lo habitual, el de Santpedor ordenó a Alves y Adriano que apenas subieran. Abrió de nuevo a Pedrito y Villa a las bandas, para liberar los pasillos interiores y aprovechar así la superioridad numérica del Barcelona en la medular.

En Chamartín, Pep insiste en abrir a los extremos para crear espacios por dentro

'Nos hicieron marcajes individuales e intentamos ganar superioridad con subidas desde atrás', resumió Guardiola. Por ello, el preparador convino que Xavi se alejara de Messi y se ofreciera en la salida del balón a Valdés, que, cosa poco habitual, tuvo que botar más de un saque de portería en largo.

'Como el señor Mourinho me ha tuteado, yo le voy a tutear. Le llamaré Jose. ¿Cuál es su cámara? Supongo que todas', así comenzó Pep Guardiola la rueda de prensa previa al segundo partido del curso en el Bernabéu. Y prosiguió: 'Mañana nos enfrentamos en el campo a las 20.45 horas. La Liga de Campeones de fuera del campo ya la ha ganado, se la regalo, que se la lleve a su casa y que la disfrute. Nosotros nos conformamos con lo que tenemos, con luchar en el campo [...]. En esta sala él es el puto amo, el puto jefe, no quiero competir con él ni un instante [...]. No sé cuál es tu cámara, Jose, pero ahí queda eso'.

El curso pasado, en la Champions, comenzó el duelo en la sala de prensa

El Barça salió airoso de un partido caliente con dos goles de Messi (el argentino sumaba ya la friolera de 52 tantos). Aun así, Guardiola destacó el partido de Keita. 'Seydou nos ha dado la vida, ha ganado todos los cuerpo a cuerpo en medio campo', dijo. Lesionados Iniesta, Abidal, Adriano y Bojan, el entrenador insistió a Pedrito y Villa que dieran amplitud al equipo. Y, al final, se permitió el guiño de hacer debutar al joven Sergi Roberto en Chamartín.

Esta temporada, en la ida de la Supercopa, con Messi recién llegado de vacaciones, el técnico catalán no dudó en alinear a Thiago, el mejor durante la pretemporda, en su once. El Barça logró un empate sufrido que hizo buena en la vuelta y conquistó un nuevo título.