Público
Público

Cristiano acaba con toda resistencia

El portugués lidera con su gol y otra exhibición la victoria de Portugal ante la República Checa (0-1). Los lusos ya están en semifinales, donde se medirán al ganador del España-Francia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No podía ser otro. Suyo es el mando de Portugal, él comanda y lidera a su selección y monopoliza el juego de su equipo. Es Ronaldo contra el resto, un partido típico de los lusos. Y así ocurrió también hoy. Como hizo contra Holanda, el delantero del Real Madrid volvió a ser un animal que salvó a los suyos ante la República Checa (0-1) y les guió a una nueva victoria y hacia semifinales, donde ya espera a España o a Francia. 

El portugués es ya el líder tan ansiadamente necesitado por su selección y su país, tras su desaparción en los dos primeros partidos de la Eurocopa. Sin embargo, le costó al crack luso, y por tanto a Portugal, entrar en el partido y lo agradecieron los checos, que aguantaron ochenta minutos en pie sus embestidas y las de sus compañeros.

Como se esperaba, Bílek plantó una muralla defensiva que permitió desconectar a Ronaldo y dejar descolgados a Nani y Moutinho, claves en la victoria contra Holanda.

La República Checa no sólo no permitió las llegadas lusas a su área sino que incluso controló el partido durante la mitad del primer tiempo. Pero era sólo un espejismo.

Ronaldo tardó algó más de veinte minutos enchufarse al partido. Cuando no le llegaban balones eran los jugadores checos quienes le paraban a cualquier precio. A veces descaradamente, con cinco hombres encima. 

La estrella madridista monopolizó las ocasiones portuguesas en la primera mitad. A mediados del primer tiempo Cech desbarataba una ocasión franca del luso y diez minutos más tarde fallaba al intentar una chilena.

Pero la mejor oportunidad llegaría en las postrimerías de la primera parte. Una nueva exhibición de la estrella portuguesa. Controló con el pecho un balón largo, hizo un sombrero al defensa y empalmó un derechazo que no fue gol sólo porque el poste lo evitó cuando Cech estaba batido.

El partido fue un acoso portugués y una resistencia checa

La segunda parte fue toda una continuación del acoso portugués con el que acabó la primera. Ronaldo volvió a tenerla en una falta que dio en la base del palo antes de irse fuera y Nani y Moutinho también probaron desde lejos a Cech.

Si Ronaldo monopolizaba prácticamente todas las ocasiones lusas, el cancerbero del Chelsea era el protagonista absoluto de los checos, cuando no los postes de su portería.

La resistencia checa duraría hasta que quedaban diez minutos para el final. Moutinho centró desde la banda derecha y esta vez el delantero del Real Madrid no falló. Saltó en el área y remató un balón picado ante el que Cech, que lo había parado todo, no pudo hacer nada.

Demasiado Ronaldo para la República Checa.