Público
Público

Cristiano fue el protagonista pero el ingeniero es Guti

Cristiano acapara con dos goles y una expulsión un partido que gobernó el '14'

LADISLAO J. MOÑINO

La pelota siempre fue la mejor defensa de Guti. La única. Con ella ha sobrevivido y desde ella ha sometido al Bernabéu, como hizo este domingo. La suya es una historia única, como corresponde al personaje. Entre su bohemia, su rebeldía, a veces caprichosa, y algunos entrenadores cobardes le han dibujado una carrera a la que le faltan muchos partidos. Sin embargo, ese agujero negro sobredimensiona el mérito de Guti. Para lo que ha jugado, su pierna izquierda ha adquirido un peso y un reconocimiento en el Madrid insospechado a estas alturas.

En una de sus temporadas más libertinas fuera del campo, en una plantilla reforzada con lo mejor que había en el mercado, Guti se ha vuelto imprescindible. De él se sabe que tiene fútbol, pero nunca cuándo aparece el futbolista. Hasta que desde sus botas la pelota empieza a pasar por huecos inverosímiles Hasta que asoma la pausa, esa décima de segundo que separa el error ansioso de las intenciones afiladas. Justo lo que le sucedió a Xabi Alonso, que perdió tres balones nada más empezar el partido que desenfocaron a su equipo y le pudo costar un gol, si el despeje de un centro de Duda por parte del propio donostiarra no hubiera ido a parar al larguero. En esa madeja en la que estaba envuelta el Madrid, Casillas tuvo que ejercer de portero-central. Rechazó un pase fuera del área con la cabeza que fue a parar a Javi López y el remate de este también lo desvió Casillas.

A partir de ese momento se empezó a explicar por qué Pellegrini se entregó a Guti, lo que no deja de ser toda una declaración de intenciones. Apostar a él es apostar a todos los tiempos del fútbol, renunciar al juego vertical y vertiginoso como única fórmula posible. Es un futbolista que condiciona la manera de jugar de un equipo. O se cree en él o no. En el 14 nació la jugada que abrió el partido para el Madrid. Ya llevaba varios pases en medio de la presión del Málaga que denotaban que se estaba gustando. El que le dio a Benzema fue definitivo porque removió a toda la defensa del Málaga, permitió que Kaká se desplegara por sorpresa por un lateral del área y, a un toque también, le entregara el balón a Cristiano, que a la carrera y de primeras acabó con su sequía de tres partidos sin marcar.

También de Guti nació el segundo gol. Esta vez un pase por encima de la defensa que Cristiano empaló aprovechando el bote. Con dos goles, Cristiano parecía haber calmado su ansiedad, pero no. Se enciende con demasiada facilidad y tuvo un gesto de futbolista fuera de sí en el segundo tiempo. Le dio un codazo barriobajero a Mtiliga.

Le conviene autocontrolarse porque los contrarios saben que es un volcán. Le van a buscar y le encuentran con demasiada facilidad. Le perrean para que él sea el que acabe mordiendo y expulsado. Ya es la segunda vez que le sucede esta temporada. Con todo, de fondo queda la actuación de Guti. En esos tres minutos en los que generó los dos goles, demostró que con él el Madrid es otro. Que no hay por qué correr siempre hacia adelante, que en el fútbol, a veces, el camino más corto a la portería no es ni la línea recta ni jugar a dos toques.

Guti tiene algunas similitudes con Riquelme, al que Pellegrini sacó mucho rendimiento. Como el argentino, es un futbolista orquídea: sólo juega bien cuando se dan las condiciones perfectas. En eso, Pellegrini hizo un trabajo correcto desde que llegó porque futbolisticamente siempre dijo haber confiado en él. Tiene Guti ante sí una gran oportunidad si siguen apostando por él. Siempre que fue importante como organizador fue cuando el Madrid había caído en la mediocridad. Ahora habitan a su alrededor muchos de los mejores jugadores del mundo. Tiene por delante calidad y velocidad, por lo que su carrera en el Madrid puede tener un final más brillante del que se auguraba. Puede irse siendo el ingeniero.

Real Madrid (2): Casillas; Ramos, Albiol, Garay (m. 46), Arbeloa; Lass, Xabi Alonso, Kaká (Raúl, m. 79); Guti (Granero, m. 67) ; Cristiano y Benzema.

Málaga (0): Munúa; Gámez, González, Weligton, Mtiliga (Portillo, m. 74); Toribio, Fernando; Javi López (Forestieri, m.65) , Benachour, Duda; y Caicedo. Goles: 1-0. M. 36. Cristiano culmina a placer y de cerca una jugada a un toque y a gran velocidad entre Guti, Benzema y Kaká. 2-0 M. Cristiano recibe botando un pase entre líneas de Guti y de potente derechazo con efecto supera a Munúa por alto.

Árbitro: Pérez Lasa. Expulsó a Cristiano por roja directa (m. 69) tras un codazo en la cara a Mtiliga. Amonestó a Fernando, Duda, Toribio Santiago

Bernabéu: 78. 000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en homenaje a las víctimias del terremoto de Haití.