Público
Público

Dallas y Nowitzki se vengan y consiguen su primer anillo de la NBA

Los Mavericks logran el primer anillo de su historia al vencer a Miami y se toman la revancha del título que perdieron ante los Heat en 2006

EDUARDO ORTEGA

La venganza, como se dice, es un plato que se sirve frío. En este caso, la final de la NBA ha estado muy 'calentita' este año, pero por el tiempo de revancha -cinco años- Dallas ha servido un plato congelado a Miami.

Los Mavericks han logrado este domingo su primer anillo de la NBA al derrotar contra pronóstico a Miami. Pero, aparte de estar en juego el título, la final entre Dallas y Miami guardaba un ajuste de cuentas particular.

En la final de 2006, Dallas llegaba a Miami con ventaja de 2-0 en la serie, más la ventaja que tuvo durante el tercer partido. Al final, inexplicablemente, los 'Mavs' quedaron noqueados por unos Heat liderados por un joven Wade, y perdieron cuatro partidos seguidos (2-4).

Han pasado cinco años desde entonces, y Dallas ha cogido el título al vuelo, ha aprovechado la primera oportunidad y se han vengado.

Grandes jugadores al borde de la retirada como Kidd o Stojakovic, pero sobre todo -y sobre todos- Dirk Nowitzki, han logrado un anillo que otros grandes no consiguieron.

Jugadores como Nowitzki, Kidd o Stojakovic logran el título en su última oportunidad

El alemán, bastante perdido en este sexto partido, ha sido sin embargo el héroe de la final y de los playoffs para los Mavericks. Nowitzki, nombrado MVP de la final, ha promediado más de 20 puntos por partido en la final, con tiros y triples imposibles, tapones inverosímiles...

Sin embargo, Nowitzki ha estado apoyado por un gran conjunto, la mayoría veteranos y una de las revelaciones de la temporada, el puertorriqueño J. J. Barea.

Enfrente, Miami Heat, el equipo hecho a base de talonario, el Real Madrid de la NBA, el equipo del gran 'big three', con Wade, LeBron James y Bosh de figuras, más un buen banquillo.

Todo eso no ha sido suficiente para derrotar a la veteranía y al talento de los 'Mavs', que ahora vuelven a Texas con anillo bajo el brazo y un peso menos para sus jugadores.