Público
Público

La defensa más segura de Europa

Los de Guardiola, con 10 goles encajados, promedian sólo medio tanto por partido. Chelsea e Inter, los mejores en sus ligas, están lejos del Barcelona

NOELIA ROMÁN

"Las cosas serán cada vez más complicadas: los rivales nos estudian y buscan fórmulas para intentar vencernos. Ganar costará mucho más". Pep Guardiola lanzó la advertencia a principios de curso y, concluida la primer vuelta, su sentencia, lógica, se ha cumplido sólo a medias. Los rivales conocen mejor a su equipo, cierto. Y adelantan sus líneas de presión para intentar estrangular el fútbol del Barcelona. Pero el técnico azulgrana le ha dado una vuelta de tuerca a sus esquemas y el Barça ha salido más airoso que nunca del acoso.

Disputadas las primeras 19 jornadas, el grupo dirigido por Guardiola se ha proclamado campeón de invierno con unos registros que, más allá del fútbol ofensivo que practica y proclama con 49 goles, es el máximo goleador, lo señalan como el equipo que mejor defiende del campeonato. Sólo diez goles ha encajado el Barça en la primera vuelta (tres menos que el curso pasado), algo así como medio gol por partido si se trazara una media que soslayaría un dato: los azulgrana, que no han perdido ningún partido, otro registro récord, han logrado mantener su portería a cero en 11 de los 19 partidos disputados. El Madrid, segundo, ha encajado 14 tantos; el Chelsea, el menos goleado de la Premier League ,18 en 21 partidos. Y el Inter, líder de la Serie A italiana, 19 en 21 partidos.

"Ojalá pudiéramos acabar la Liga sin haber perdido ningún partido. Ese es nuestro objetivo", asegura Gaby Milito, recién incorporado a la rutina del Barça tras una larga lesión. "Esto es mérito de todos: cuando el equipo está organizado defensivamente, el trabajo de los zagueros es más fácil", explica el defensa argentino. Como sucedió el sábado ante el Valladolid. Emulando a otros rivales, los de Mendilibar adelantaron sus líneas de presión para tratar de sorprender al contraataque. Ni siquiera así atraparon un gol. El rigor defensivo de los azulgrana fue modélico.

"Ni Pep ni yo creemos en el ataque-defensa separados; ambos forman parte de una misma cosa", señala el ahora técnico del Almería, Juanma Lillo. "El orden que te permite tener el balón es el punto de partida; cuando la pierdes, facilita una nueva conquista", abunda Lillo. Así, el Barça ha recuperado casi tantos balones (1.074) como ha perdido (1.386) y ha facilitado la vida a Valdés que, muy seguro este curso, apunta a su tercer trofeo Zamora como portero menos goleado. 

La carrera por la presidencia del Barcelona está ya lanzada. Alfons Godall oficializó ayer su precandidatura a alcanzar el sillón que hoy ocupa su amigo Joan Laporta y el escenario electoral se clarificó con un gesto: la presencia en el acto del actual presidente azulgrana y del núcleo duro de su junta, que marcó distancias con Jaume Ferrer, el otro vicepresidente de la actual directiva que aspira a rentabilizar el legado de Laporta. Respaldado por la maquinaria del poder y una escenografía que, con el lema +Barça, recuerda la primera campaña de Laporta, Godall trazó las líneas maestras de su candidatura, evocó el pasado con intención de mejorarlo y delegó en Sala Martín, tesorero y compañero de junta, la labor de desgastar a Sandro Rosell, su gran rival en la lucha por suceder a Laporta. “Esta es un propuesta basada en la experiencia acumulada, pero que pretende aportar más; hemos tenido el modelo de gestión de más éxito de la historia y queremos seguir sumando éxitos con nuevas oportunidades de futuro”, expuso Godall, comedido en su tono y siempre elogioso con Laporta.

“El futuro presidente tiene que tener un modelo de club en la cabeza y serle fiel porque no todos los modelos funcionan: los hay galácticos, a pelotazos, samba..., pero el que ha funcionado es este”, señaló Sala Martín en una apología de la gestión de Laporta que arrancó las lágrimas del presidente. “El presidente tiene que saber tomar decisiones en los momentos complicados, como cuando Laporta decidió mantener a Rijkaard, pese a que algún vicepresidente quería echarlo”, prosiguió Sala Martín en un nuevo dardo contra Rosell. Ensalzado en su gestión, Laporta ofreció sus argumentos para decantarse por Godall frente a Ferrer –“No me gustaron las formas de Jaume”, dijo– y, sin poner fecha a las elecciones, insinuó que lo más probable es que se celebren una vez concluya la temporada. “No es algo que hayamos decidido aún, pero yo no dije que tendrían que ser en día de partido sino cuando haya mayor participación. Creo que sería mejor a final de temporada”, apuntó Laporta. “Godall puede mejor que nadie mejorar el modelo que nos ha llevado a la mejor época de la historia del Barça; él ha estado siempre ahí”, añadió después. Godall, en cambio, no cerró la puerta a acoger en su candidatura a Ferrer y también a Ferran Soriano, ex vicepresidente económico con al que ha propuesto integrar su precandidatura.