Público
Público

Del blindaje al baile de Cesc

EL ANÁLISIS DE LOS NUESTROS. Desde la solidez defensiva aportada por Puyol, Marchena y Senna hasta la magia de Cesc, la selección rozó la perfección

JOSÉ MIGUÉLEZ

Regreso a los bajitos

Luis Aragonés (SB)

Repitió la alineación de los buenos resultados, el once talismán que gana y gana y vuelve a ganar. Lo movió sólo para tratar de encontrar a Iniesta, cambiándole de banda con Silva. Luego, cuando Villa se lesionó a la media hora, se encomendó a los bajitos. Volvió a su fórmula de los cinco centrocampistas. Con el marcador a favor, regaló oxígeno a Xavi y Torres para ganar seguridad con Xabi Alonso y energía a la contra con Güiza. Ganó en la táctica por segunda vez a Hiddink.

Casillas (B): No tuvo trabajo. Dejó aparcado el traje de héroe junto a la portería y se limitó a contemplar la lección de sus compañeros. Se reservó para el final uno de sus paradones milagro.

Ramos (B): Se escucharon sus cabagaldas por la banda derecha. No las terminó con mucha pericia, pero se convirtieron en una invitación a Zhirkov, el mejor de los rusos, a dejar de subir. Apretó bien a Arshavin. Sufrió más cuando apareció por la zona el mencionado Zhirkov.

Puyol (SB): Extraordinario. Rápido, agresivo y decidido. Pegajoso con Pavlyuchenko y, sobre todo, con Arshavin, sobre el que se tiraba como un poseso cuando amenazaba con entrar en contacto con la pelota.

Marchena (SB): Muy seguro. Rápido, concentrado y expeditivo. Muy pendiente de no dejar maniobrar al punta ruso. Y si el que pasaba por su lado era Arshavin, sin contemplaciones. Por momentos, imperial.Capdevila (SF):El menos exigido de la defensa, pero también el más blandito. Le tocó quedarse más que subir. Ramos le ganó la vez para ir al ataque.

Senna (SB): Otra vez un coloso. El soporte táctico del equipo. Aparece siempre por el lugar que el equipo le necesita. Por la banda de Ramos cuando sube, entre los centrales cuando Arshavin asomaba, por su sector del centro del campo casi siempre. Corta y entrega siempre bien.

Iniesta (B): Horrible en la primera media hora, insistiendo en su debilidad física, aunque participativo. Cuando llegó la hora de los bajitos, se animó. La segunda parte le resucitó del todo.

Xavi (N): Garantizó la posesión cuando el partido andaba dividido. Demostró que ésa es la mejor baza defensiva del equipo. Y marcó el gol trascendente por puro olfato. Volvió gol una pedrada.

Silva (N): En la línea de toda la Eurocopa. Activo y muy móvil.  Sus quiebros desahogan los momentos comprometidos de presión rival. Marcó un gran gol al contragolpe.

Villa (SF): Se apropió de una falta en la frontal del área, algo lejana, y lo pagó caro. Al pegarle a la pelota se rompió. Luis tuvo que cambiarle por Cesc vencida la primera media hora. Hasta entonces, apenas se le había visto. Un centro a Torres y poco más.

Torres (SF): Más intención que acierto. Le dio el día a Berezutski, al que le buscó las vueltas una y otra vez. Pero el ruso siempre llegó a tiempo de complicarle la vida.

Cesc (SB): Majestuoso. Su salida le metió a la selección la velocidad que por entonces necesitaba. Con el marcador a favor, dio un recital a la contra. Definitivamente, es el jugador que le da al fútbol de toque la profundidad decisiva. Determinante en dos goles.Güiza (N):Dejó un golazo maravilloso. Jugó poco, pero mejoró el ataque con sus desmarques.

Xabi Alonso (B): Cumplió en la circulación cuando le tocó entrar. No dejó que Rusia tocara la pelota.