Público
Público

Los 'diablos rojos' desembarcarán en Wall Street

El Manchester United presenta el folleto de ingreso en la bolsa de Nueva York por una cuantía inicial de 100 millones de dólares

AGENCIAS / PÚBLICO.ES

El Manchester United ha escogido la bolsa de Nueva York (NYSE, por sus siglas en inglés) para su debut en los mercados, cerrando meses de especulaciones sobre cuál sería la escogida por uno de los clubes de fútbol más importantes del mundo.

Después de estudiar primero una salida a bolsa en Hong Kong, los excampeones de la Premier League habían planeado una colocación de 1.000 millones de dólares (unos 790 millones de euros) en Singapur en la segunda mitad del año antes de frenar el proyecto debido a las turbulencias en los mercados.

El club, propiedad del magnate estadounidense Malcom Glazer, presentó el martes el folleto de la operación ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) para obtener hasta 100 millones de dólares en una salida a bolsa con acciones ordinarias de Clase A en Nueva York. El tamaño final de la salida a bolsa podría ser diferente, ya que las cantidades que se comunican inicialmente al regulador en Estados Unidos son utilizadas con el fin de calcular las comisiones de registro.

La diferencia con los 1.000 millones proyectados inicialmente no tiene por qué sorprender, según Josef Schuster, fundador de la firma de servicios financieros de Chicago IPOX Schuster. 'Cuanta más baja la colocación en bolsa, mayor puede ser la valoración relativa (...) Esta puede ser simplemente una estrategia (...) Los operadores pueden creer que si el acuerdo es muy bajo, la compañía puede subir en la apertura'.

El legendario club de fútbol europeo no precisa en su escrito a la SEC el volumen de acciones que pondrá en el mercado ni tampoco la fecha en que lo hará, aunque sí señala que habrá 'dos clases de acciones y que los derechos de sus titulares serán los mismos'.

El Manchester United señala en estos documentos preliminares que tienen 659 millones de seguidores en 39 países del mundo, según una encuesta realizada por Kantar Media. 'Somos uno de los equipos deportivos más populares y exitosos del mundo, y practicamos el deporte con más espectadores del mundo', dice en su escrito el equipo de fútbol en el que prestan sus servicios jugadores como el portero español David de Gea o los delanteros mexicano Javier Hernández y británico Wayne Rooney.

Fundado en 1878, el club británico señala que en esos '134 años de historia' han ganado 60 trofeos, lo que les ha permitido forjar 'una marca líder y tener una comunidad global de 659 millones de seguidores'. Según la revista Forbes, el Manchester United sigue siendo el club más rico del mundo, con valor estimado en 269 millones de dólares, seguido por el Real Madrid y el Bayern de Múnich.

También señalan que esa plataforma mundial les permite generar 'ingresos significativos de múltiples fuentes, incluyendo el patrocinio, el merchandising, los productos bajo licencia, así como en medios de información, emisiones de televisión' y otros. También subrayan sus acuerdos con 'compañías líderes como Nike, Aon y DHL que quieren acceso y exposición ante nuestra comunidad de seguidores y asociarse con nuestra marca'. El club inglés indicó también que en 2011 tuvo un beneficio de 12,6 millones de libras (en torno a 19,7 millones de dólares) y unos ingresos de 331 millones de libras (unos 518,5 millones de dólares).

Explicó, además, que en la pasada temporada sus espectáculos deportivos generaron una audiencia de 4.000 millones de telespectadores -sobre todo en Asia-, según datos de la firma Future Data, que señaló que cada uno de sus partidos generó una audiencia media de 49 millones de telespectadores.

El Manchester United señala a la SEC estadounidense que en su estrategia está 'expandir nuestra cartera de patrocinadores globales y regionales, desarrollar la venta al por menor de marcas registradas de productos y ropa'.  También incluyen explotar las nuevas oportunidades de los medios de comunicación y telefonía móvil, así como reforzar el alcance y la distribución de sus derechos de emisión, que ya existen en 54 países, y diversificar sus ingresos y sus beneficios.