Público
Público

Doblas sólo claudica de penalti

El Villarreal suda para ganar a un Zaragoza que acarició el empate gracias a su portero

SALVA TORRES

 

Le costó lo indecible al Villarreal doblegar la resistencia maña. Por la vía civil fue desde luego imposible. Tuvo que llegar el gol por lo criminal, en un penalti afortunado -Ponzio resbala y arrolla a Rossi- que transformó el propio italiano.

El goleador lo intentó mucho antes, pero entre que Doblas fue un pulpo y el delantero no tuvo su noche, casi le cuesta al Villarreal un susto. El Zaragoza acarició un punto amparado en la brillante actuación de su portero. A partir de ahí, incluso puso en aprietos a Diego López, pero se fue de vacío porque tiene envase de equipo angustiado por la salvación.

El Zaragoza salió con cinco defensas y demostró que no por mucho acumular se defiende mejor. De no ser por Doblas, se hubiera ido al descanso trasconejado. Cazorla, Cani y, sobre todo, Rossi pudieron golear en la primera parte. El portero aragonés se multiplicó para detener tanta acometida. Y lo mismo que puso un grueso pero débil muro, también es cierto que se desplegó con solvencia en ataque. Uche pudo desnivelar, plantándose solo ante Diego López, que le adivinó el disparo. Lo volvió a intentar después y volvió a lucirse el guardameta amarillo.

El partido se cebó de ocasiones, pero le costó reventar. No era la noche de los delanteros, sino de los porteros. Rossi tuvo remates peligrosos de todos los colores, pero lo vio negro eso de marcar. Nilmar, escorado a la derecha, se perdió en el zigzagueo. Y por mucho que Valero y Cazorla tejían y tejían, el cesto siguió vacío hasta que llegó la hora del penalti. Le faltó hilar más fino al Villarreal, que se encontró con un rival cerrado en falso, circunstancia que contribuyó a dejar muy abierto el partido.

Tanto le costó al equipo castellonense hacerse con el botín del gol, que luego nadó y guardó la ropa. Garrido retiró a Rossi y dio entrada al defensa Oriol: no se fiaba. Aun así, volvió a aparecer Doblas para detener el disparo cercano de Cazorla que pudo cerrar el encuentro. También Diego López se mostró seguro cuando el Zaragoza lo intentó a la desesperada. Tanto, que Uche se ganó la expulsión por simular penalti. Demasiado tarde. Fue la noche de los porteros, aunque Doblas se llevó la palma.

1 - Villarreal: Diego López; Mario, Marchena, Musacchio, Catalá; Cazorla, Bruno, Valero, Cani (Wakaso, m. 72); Rossi (Oriol, m. 83) y Nilmar (Marco Rubén, m. 72).

0 - Zaragoza: Doblas; Diogo, Lanzaro (Lafita, m. 72), Jarosik, Da Silva, Obradovic (Paredes, m. 58); Boutahar, Ponzio, Gabi, Bertolo (Ander, m. 55); Uche.

Goles: 1-0. M. 70. Rossi, de penalti cometido por Ponzio al barrer alpropio Rossi.

Árbitro: Turienzo. Expulsó a Uche (m. 90) por doble amarilla. Amonestó a Obradovic, Cani, Gabi, Ponzio, Lanzaro y Valero.

El Madrigal: 19.000 espectadores.