Público
Público

El ensayo feliz de la nueva pareja

España gana el doble y vence a Kazajistán por 3-0.

ALBERTO CABELLO

Cuando los periodistas van hacia un lado, Marc López suele ir en dirección opuesta. La presa importante suele estar a distancia prudencial suya después de tantos y tantos entrenamientos juntos. Pero ayer fue diferente; se quitó el traje de sparring oficial de Rafa Nadal por los cinco continentes para ser uno de los integrantes del doble que otorgó a España el punto definitivo en la primera eliminatoria de la Copa Davis ante Kazajistán.

Ha llegado al fin la oportunidad para un tenista que acostumbra a pelotear con las gradas vacías y sin que casi nadie esté pendiente de él. Lo trascendente suele estar al otro lado de la red, cuando ojos punzantes se clavan en cada secuencia de golpeo del número dos del mundo. A Marc nadie le corrige, nadie le dice buena cuando acierta con una buena derecha.

Llegó al equipo de la Davis de la mano de Nadal y ahora es el 50% del proyecto de una nueva pareja después del fin de ciclo del combo Feliciano-Verdasco. Marcel Granollers es el otro hemisferio de este experimento que ha puesto de largo Alex Corretjaen esta primera eliminatoria de 2012. Nada mejor que comenzar con un triunfo apabullante: vencieron a Evgeny Korolev y Yuriy Schukin por 6-2, 6-3 y 6-1 tras una hora y 46 minutos de juego.

No les llega de nuevas a Granollers y López esta experiencia. Juntos han disputado varios torneos en el circuito y llegaron a ser finalistas el año pasado en Zagreb y Stuttgart. Aunque el nivel del rival tampoco permite dar por resuelta la transición de una pareja a otra, parece que los primeros ensayos son positivos. Cuenta con un punto a su favor y es que ambos se sienten en este nuevo papel como niños con zapatos nuevos. El abrazo de Marc a Marcel después de ganar el último punto superó en muchos grados de intensidad a lo que realmente estaba en juego después de un partido tan sencillo, pero, para ellos, era como el triunfo de sus vidas.

El primer trámite se ha pasado sin sobresaltos, como era de esperar ante la debilidad manifiesta del rival. Dentro de dos meses llegarán los cuartos de final ante el vencedor de la eliminatoria entre Austria y Rusia (2-1). En el caso de triunfo de los centroeuropeos, España actuaría como local y, en caso contrario, tocaría viajar. La intención de renuncia de los pesos pesados, Rafa Nadal y David Ferrer, parece definitiva para esta edición.