Público
Público

España se juega su sexta Copa Davis en una "pista de hielo"

En la pista del O2 Arena de Praga, las pelotas no botarán, sino que casi patinarán, como afirma uno de los técnicos españoles. Ferrer abre a las 16.00 horas la final ante Stepanek

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una pista de hielo. Eso es el O2 Arena de Praga, la sede donde España puede ganar su sexta Copa Davis en doce años si vence en la final ante la República Checa. Y no es una exageración. Fue construido con motivo del Mundial de hockey hielo de 2004 y en la actualidad es la sede del HC Slavia Praha de la liga checa de ese deporte.

Por supuesto, los técnicos y operarios lo han acondicionado para que en este pabellón se pueda disputar un partido de tenis. Pero al límite del reglamento, para beneficiar lo máximo posible a los tenistas locales. Tan al límite que la Federación Internacional de Tenis (ITF) decidió a última hora que la pista era válida para que se pueda jugar la final. Sin embargo, pese al acondicionamiento, sigue siendo 'una pista de hielo', como la define Xisco, uno de los técnicos de la Federación Española de Tenis.

Se trata de una trampa construida a base de 'poca arena, una pista muy poco rugosa, es muy lisa, entonces la bola patina en vez de casi botar', según describe el técnico español.

Xisco ahonda en que la pista donde se disputarán los partidos está formada por 'una lámina de madera que lleva encima resina. Es una resina acrílica, es como una pintura, varias capas, y las últimas capas van mezcladas con árido, con arena. Esto es lo que hace que la pista sea más rugosa y la bola se agarre. En función de la cantidad de árido que se ponga va más rápido o más lento. En este caso han puesto muy poco, y la pista es bastante rápida. Está bastante en el límite'.

Pero entonces, ¿hasta que punto está dentro del reglamento esta superficie? 'Nosotros le hemos dicho a la ITF que ellos deben modificar su baremo, porque esta pista no existe en el circuito ya. En ningún sitio se juega con este tipo de superficie porque es excesivamente rápida. Hasta el capitán checo se ha sorprendido', asegura Xisco.

'En ningún sitio se juega con este tipo de superficie, hasta el capitán checo se ha sorprendido'

No es la primera pista similar a la que se enfrentan los españoles -Austin (EEUU) o Mar del Plata (Argentina) en el pasado- y Ferrer, Almagro, Granollers y Marc López ya están acostumbrados. Además, llevan trabajando allí toda la semana, para adaptar todo lo que puedan sus distintas maneras de jugar a la superficie.

'Al final los jugadores son muy profesionales, y llevan una semana aquí, aclimatándose a la pista, centrándose sólo en su juego para intentar olvidar ese tema. Obviamente sí que les hace variar, modificar de alguna manera su forma de juego. Pero bueno, sabemos que es lo que hay y no queda otra', se lamenta el técnico español.

El equipo español, desde luego, ya sabía lo que había y a lo que venía. 'La pista es bastante rápida, la más rápida en la que he jugado este año, pero en realidad es lo que esperaba encontrar', dijo hace unos días Ferrer, número uno español, y que abre la eliminatoria ante Stepanek a las 16.00 horas. 'Todos sabemos que es la pista más rápida del año', añadió resignado Corretja, el capitán español.

Para la gran final, el seleccionador de España ha preferido quedarse con Almagro, que jugará en segundo lugar ante Berdych, en vez de Feliciano López, un jugador que, por sus características, parece más favorable a los intereses españoles. Algo en lo que coincide Xisco, pero, no obstante, defiende la elección del murciano: 'Nico (Almagro) también ha demostrado que tiene compromiso con el equipo y que está en plenas condiciones para poder ganar a cualquiera'.

Para ello, para poder ganar, los jugadores tendrán que jugar excesivamente agachados, para llegar a las pelotas, ya que el bote de las mismas será tremendamente bajo. 'Obviamente, el saque será definitivo y muchas jugadas acabarán en la red', vaticina el técnico de la Federación Española.

Al final, levante quien levante la Ensaladera, será cosa de saque y volea, partidos muy físicos y probablemente muy rápidos. 'Va un poco en contra del espectáculo, porque al final van a ser tiros, tiros, tiros, y el que pegue más fuerte tendrá más opciones. La gente no va a disfrutarlo', se lamenta Xisco.