Público
Público

España se queda sin su sexta Davis

Almagro cae en el último y definitivo partido de la final ante Stepanek por (6-4, 7-6 (0), 3-6, 6-3). La República Checa logra su segunda Ensaladera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España no ha podido ganar en Praga su sexta Copa Davis al caer Almagro en el partido definitivo contra Stepanek por (6-4, 7-6 (0), 3-6, 6-3).

España comenzó la jornada igualando la eliminatoria con la victoria de David Ferrer ante Tomas Berdych, pero Almagro no fue capaz de imponerse a Stepanek en el quinto partido, por lo que la República Checa consigue su segunda Copa Davis. Treinta y dos años después de que la Checoslovaquia de Ivan Lendl, Tomas Smid, Jan Kodes y Pavel Slozil ganasen a Italia por 4-1 también en Praga, el equipo checo se alzó con la victoria, vengando en cierta manera la derrota que los españoles les infligieron en el Palau San Jordi de Barcelona, por 5-0.

Los cuatro históricos jugadores de aquel equipo de los años 80 disfrutaron de la victoria, al igual que el cantante Karel Gott, que disfrutó en la tribuna con el triunfo de Radek, entregado a su equipo, que jugó los tres días, perdiendo su primer encuentro con David Ferrer el viernes, ganando el sábado el doble con Tomas Berdych, y sentenciando hoy con su garra y mayor experiencia el duelo con una victoria ante Almagro en tres horas y 52 minutos.

El jugador de Karvina, apoyado en la grada por su mujer, la extenista Nicole Vaidisova, tenía esta deuda pendiente en su carrera. Ha ganado títulos del Grand Slam en dobles, como el Abierto de Australia este año junto con el indio Leander Paes, y llegó a figurar en el octavo puesto de la clasificación mundial en 2006 en individuales, con su mejor actuación en un grande en Wimbledon en 2006 al alcanzar los cuartos. En su carrera ha ganado cinco títulos individuales y 16 de dobles, tres de estos últimos este año.

Quizás esta puede haber sido su última oportunidad para ganar la Copa Davis y por eso la aprovechó al máximo, convenciendo a su capitán Jaroslav Navratil para que confiase en él y dejase en el banquillo a Lukas Rosol, el último jugador que ha ganado a Rafael Nadal, y sudar durante diez horas y dos minutos, en los tres días para lograr el triunfo más importante de su carrera.

A solo nueve días de cumplir 34 años, Stepanek se convirtió en el jugador de mayor edad en ganar el quinto y decisivo punto en la historia de esta competición. El anterior fue el británico James Parke, de 31 años, que hace cien años, ganó el último partido de la final contra Austraasia al imponerse a Rodney Heat en tres sets.

El checo dominó el partido en los momentos importantes rompiendo el saque de Almagro en el décimo juego del primer parcial para ganarlo en 55 minutos. En el segundo, Almagro logró desquitarse y sacudirse la presión al romper (3-2) por primera vez después de 86 minutos de juego. Llegó a adelantarse el español por 4-2 pero luego cedió en el octavo (4-4) y después tuvo que salvar cuatro bolas de set antes de encaminarse a un desempate, calentado por la presión de los casi 14.000 espectadores.

La selección de ataques de Stepanek fue minando la moral del español que al final acabó con 55 errores no forzados

En este juego corto fue donde Radek sacó a relucir sus mejores dotes. Presionó al español, le agobió con sus restos y llevó el partido a su terreno, al psicológico, donde Stepanek sacó a relucir sus mejores gestos intimidatorios hacia el rival, para enardecer a los suyos. El 7-0 de este parcial fue una losa que podría hundir a Almagro, pero el murciano reaccionó.

Una rotura de Almagro en el sexto juego del tercer parcial (4-2) puso de nuevo en pie a todo el bando español que empezó a soñar de nuevo con Nico, que se apuntó su primer set después de tres horas y dos minutos de lucha.

Con Radek aparentemente cansado, todo parecía a favor del español pero el de Karvina tiró de lo único que le quedaba ya, genio y astucia para romper en el segundo juego y situarse luego 3-0 arriba. Su selección de ataques fue minando la moral del español que al final acabó con 55 errores no forzados, eso si, salvando una bola de partido pero entregando la victoria a la segunda con un revés a la red.

Antes, David Ferrer había nivelado la contienda (2-2) al imponerse a Tomas Berdych por 6-2, 6-3 y 7-5 en dos horas y 25 minutos, en un gran partido del español, que luciendo un murciélago, el símbolo de su club el Valencia en la parte superior izquierda de su pantalón, dio una magnífica demostración de fuerza mental para aniquilar a Berdych, infligiendo al checo la derrota más humillante en casa de toda su carrera.

Sin embargo, la victoria de Ferrer finalmente no sirvió para nada y los checos ganaron su segunda Ensaladera y se convirtien así en el primer país en ganar en el mismo año las tres competiciones por equipos que regula la Federación Internacional de Tenis: Copa Hopman, Copa Federación y Copa Davis. Además han sido finalistas en la Copa del Mundo por equipos, torneo ATP 250 que se disputa en Dusseldorf (Alemania).