Público
Público

"Para ganar hay que hacer el partido perfecto"

Guardiola asegura que el Barcelona será ambicioso en el Bernabéu

RUT VILAR

Puestos a disputar un partido de la trascendencia de un clásico en un escenario con la solera de Chamartín, Pep Guardiola no se conforma con que su equipo asuma cualquier papel secundario. 'Yo no voy al Bernabéu a pasarme 90 minutos sentado, no quiero estar a ver si suena la campana. En un campo así, o la tocas tú, o generas cosas, o es muy difícil ganar', advirtió el técnico.

Comedido pero seguro, el de Santpedor citó a sus muchachos en el Camp Nou, lugar donde habitualmente sólo preparan la Champions. El entrenamiento se alargó, además, más de lo habitual, aunque en los prolegómenos de la sesión tanto el preparador como el delegado, Carlos Naval, aleccionaron a la plantilla sobre el desplazamiento a Tokio, donde el Barça disputará el Mundial de clubes.

De cara al clásico, la consigna en el vestuario no cambia -'saldremos a atacar', repite en cada rueda de prensa Guardiola-, ni aunque enfrente esté el líder, un Madrid que ha demostrado un estado de forma fabuloso en el inicio del campeonato. 'El año pasado jugamos cinco veces con ellos, nos conocemos, tengo fresco en la memoria qué sucedió y también lo que pasó en la Supercopa. Nos crearon problemas que vimos y hemos repasado. Para poder ganar el en Bernabéu hay que hacer el partido perfecto. Sus virtudes son muchas y sus carencias pocas', sentenció.

'No pienso a qué distancia estaremos si perdemos o ganamos'

Y prosiguió: 'No nos dejaremos nada. No jugamos en función de cuestiones numéricas que no tienen valor sobre el campo. No pienso a qué distancia estaremos si perdemos o ganamos. Nos hemos centrado en conocer al máximo al Madrid y las posibles variables tácticas que pueda realizar'. Estudiados al dedillo los recursos que pueda desplegar Mourinho, Guardiola augura que los blancos 'saldrán a presionar arriba'. 'Pero estamos preparados para cualquier otra cosa', reconoció.

Sobre su equipo, no dio el preparador ninguna pista. Celebra, eso sí, tener a toda la plantilla bien. Todos excepto Ibrahim Afellay, que sigue su proceso de recuperación -se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla- en Holanda, cerca de su familia. En este sentido, sólo aseguró que tiene decidido el once, a la espera de cerrar con Tito Vilanova algún detalle.

Cuestionado al respecto, el técnico catalán restó trascendencia al dibujo táctico que piensa plantear en esta ocasión en el Bernabéu. 'No importa si juegas con tres o cuatro atrás, importa el nivel anímico, cómo nos comportemos', señaló. Y sólo deslizó que a Cesc, que de jugar debutaría en Chamartín con la camiseta azulgrana, 'le van los partidos grandes'.

'No importa si juegas con tres o cuatro atrás, importa el nivel anímico, cómo nos comportemos'

Siempre respetuoso con el rival, defendió Guardiola que 'el Madrid planteará el partido para ganar'. 'De eso estoy seguro -lanzó-. Siempre lo ha hecho, para eso no hay sólo una manera, sino muchas: irte a buscar, esperarte atrás...'. Ante tal perspectiva, insistió el entrenador del Barça en pedir 'atrevimiento' a los suyos. 'Si no somos atrevidos, en los momentos de dificultad se nos hará más complicado salir adelante', abundó.

Esta vez, asiste el Barcelona al Bernabéu segundo en la tabla a tres puntos del Madrid, pero con un partido más que los blancos. 'Vamos con un pelín más de necesidad' que en ocasiones anteriores, dijo Guardiola. 'Siempre es así cuando vas por detrás', convino restando trascendencia al dato.

Pep se lleva a Madrid -el conjunto catalán aterriza esta misma mañana en Barajas- a todos los jugadores disponibles del primer equipo más tres del filial: Isaac Cuenca, Jonathan dos Santos y el portero Oier. Los dos últimos, de cara a reforzar el grupo en el mundialito de clubes.