Público
Público

El gran obstáculo de Madrid es la geopolítica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Todo el mundo sabe que la elección de la sede de los Juegos Olímpicos depende sólo de la calidad del proyecto. Menos mal: si la geopolítica tuviera algo que decir, Madrid no tendría opción.

Nunca se había visto nada igual: el presidente de la superpotencia -EEUU- bajando a la arena a pelear con su homólogo de una de las potencias emergentes -Brasil, integrante del famoso BRIC, que según Goldman Sachs se va a comer el mundo en 2030-, con el primer ministro de la segunda economía del mundo -Japón, que necesita los Juegos para atrasar el sorpasso de China en Asia- y con el jefe de Gobierno de un país periférico del continente en declive -Europa-, incapaz de hablar con una sola voz y, por tanto, condenado casi a la irrelevancia.

Zapatero se ha colado en un curioso G-4, pero aquí la foto puede convertirse en un problema porque sólo triunfa uno y juegan con barajas distintas. El que más arriesga es sin embargo Obama: si gana Chicago, será un éxito del soft power, pero otra muestra de debilidad porque si el Imperio es indiscutido no hacía falta que su jefe se jugara el tipo. Y si pierde pese a movilizar por vez primera al comandante en jefe, es el acabose: el acta oficial de que el fin de la hegemonía de EEUU está más cerca de lo que parecía. Por suerte, la geopolítica no cuenta. ¿O sí?