Público
Público

Hay fútbol sin Cristiano

En unas condiciones muy exigentes, el Madrid no echa en falta al portugués para derrotar al Racing con dos goles de Benzema y otro de Adebayor, ambos titulares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 

Hay fútbol para el Madrid sin Cristiano. Aunque pudiera parecer que no. Aunque lleve un saco de goles y tenga exclusividad rematadora. Aunque sea el mascarón del proyecto. Las condiciones eran muy exigentes para el Madrid. Un campo pequeño con ambientación norteña. Un equipo con todos los futbolistas metidos en su propio terreno. Pocos espacios. La ecuación que al Madrid más le cuesta resolver. Ayer, no. Contra la ausencia de Cristiano, toque colectivo. Más pausa, y menos ansiedad.

Por primera vez en la era Mourinho el Madrid resolvió un partido desde el balón. Y eso implica movilidad con y sin la pelota. La tuvo. Granero ayudó a la mezcla depurada y limpia con Xabi Alonso en el inicio del juego. Ni Lass ni Khedira pueden darle al Madrid ese aire de equipo que puede jugar a tocar. Tienen otras cosas, pero son de otro fútbol donde el balón importa menos. Granero entiende mejor los secretos de la construcción y también brega.

En la alineación había otro futbolista al que no le degrada sus virtudes la falta de tiempo para pensar. Özil emergió imperial allí donde había un trozo de hierba reducido para ofrecer su toque. Es el futbolista más parecido a Xavi o Iniesta que tiene el Madrid y eso es mucho. Puede girarse y crear. Puede menear la cintura y coser un pase. Es uno de esos peloteros que agradece el contacto con el balón y el movimiento de los que juegan por delante. Ahí es fundamental Benzema, otro que se benefició del cambio de ropaje. Esta vez no hubo excesivos balones a un costado para que Cristiano o Di María rompieran sólo por desborde. El argentino, metido en el medio, también, se sumó a la propuesta del toque y los apoyos en corto.

A los 20 minutos el Madrid ya había estrellado dos balones en los palos. Por primera vez en lo que va de temporada el Madrid no fue sólo contragolpe e intensidad. Fue suave, como el primer gol. Una triangulación que propició la penetración dañina en el área de Özil, que resolvió acompasando con el fútbol de su equipo. Le regaló el gol a Adebayor, lo colectivizó. La presencia del togolés en la alineación también le dio otro recurso complementario al equipo. Cuando necesitó jugar en largo recurrió a él. El Madrid puede presumir de que ayer jugó bien en largo, en corto y en medias distancias, como sucedió en el segundo gol con el pase filtrado de Di María a Benzema. Con rondos, sí, con rondos, el Madrid gobernó con aires de grandeza. Sólo le inquietaron las escaramuzas. Le sacó a un penalti a Xabi Alonso que Casillas detuvo a un empequeñecido Pinillos. El lateral quiso jugar al engaño y al disparo suave, pero su carrera se la ha labrado con otros argumentos.

El error pareció matar el partido hasta el gol de Kennedy. Rugió El Sardinero y mordió el Racing, pero volvieron Özil, Di María y Benzema para tocar, rematar y ganar desde la técnica. Y hasta debutó el canterano Alex.

Racing: Toño; Pinillos (Francis, m. 79), Torrejón, Osmar, Christian; Lacen (Tato, m. 88), Colsa; Kennedy, Munitis, Giovani (Ariel, m. 81); y Rosenberg.

Real Madrid: Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Carvalho, Marcelo; Xabi Alonso; Granero (Albiol, m. 79), Özil (Alex, m. 89), Di María; Benzema (Canales, m. 79) y Adebayor.

Goles: 0-1. M. 23. Adebayor culmina una gran jugada colectiva. 0-2. M. 26. Benzema define a pase de Özil. 1-2. M. 70. Kennedy remata un pase interior de Lacen. 1-3. M. 75. Benzema recibe un pase de Di María y define delante de Toño.

Árbitro: Ramírez. Amonestó a Sergio Ramos, Xabi Alonso y Rosenberg. Pinillos (m. 52) falló un penalti cometido por Xabi Alonso sobre Giovani y Adebayor (m. 83) otro cometido por Torrejón a Di María. Ambos los pararon los porteros.

El Sardinero: 18.444 espectadores.