Público
Público

Es la hora del segundo título

Guardiola quiere ganar hoy la Liga

RUT VILAR

"¿Un lástima celebrar la Liga sin jugar? ¿Un lástima?" repetía hace sólo un par de días Guardiola. "No te lo crees ni tú", sentenció ante a la pregunta de un periodista. "Esta Liga no se acaba nunca. Tenemos ya el récord de puntuación y aún no somos campeones", se quejó. ¡Dámela ya tío, dámela!", insistió elocuente el técnico azulgrana antes de romper en una carcajada.

Con la vista puesta ya en la final de la Liga de Campeones, el vestuario azulgrana quiere sentenciar el campeonato regular lo antes posibles y, si puede ser, sin sudar la camiseta. "Para mí es mejor ganarla el sábado [por hoy] sin jugar", coincidió ayer Touré Yayá. "Sería perfecto", abundó el marfileño. "Nos ayudaría a llegar a Roma al cien por cien".

Esta vez, los futbolistas del Barcelona sí admiten que seguirán por televisión el partido del Madrid contra el Villarreal. "Yo estaré en casa, con la familia", desveló Touré. "Saltaremos con los niños si somos campeones", apuntó el mediocentro, padre de tres criaturas. "¿Si llamaré a algún compañero? No, le enviaré un sms a Puyol, y también a Xavi", desveló.

Guardiola no da tregua a sus jugadores. Si esta noche hay alirón viajará a Mallorca con un equipo de suplentes y de jugadores del filial. Si no, saldrá con los mejores para sentenciar cuanto antes la Liga y poder preparar con más tranquilidad la final de Roma.

Por ello, y a pesar de haber conquistado la Copa, ayer reprendió a seis de sus futbolistas lves, Gudjohnsen, Touré, Xavi, Etoo y Messi que se entretuvieron en el vestuario y llegaron al campo de entrenamiento con un par de minutos de retraso sobre el horario marcado para el inicio la sesión.

Si el preparador lo considera una falta del código interno, habrá multa de 500 euros para cada uno de ellos. "Esta bien. Pep ha cambiado muchas cosas en el Barça y sigue con su política de respeto", asumió Touré.

El marfileño quiso disculparse con la afición del Athletic por el corte de mangas con el que celebró su gol en la final de Copa: "No quería ofender a nadie".