Estás leyendo: La hora de la gloria

Público
Público

La hora de la gloria

Tras el tropiezo del Madrid, el conjunto azulgrana pude cantar el alirón esta noche. El Barça necesita la victoria para celebrar una Liga en casa once años después

 

RUT VILAR

Llegó el día. La hora de empaquetar toque, goles y belleza para llamar definitivamente a las puertas del cielo. Si el Barça gana esta tarde al Villarreal, su fútbol incontestable se teñirá de la gloria que únicamente otorgan los títulos. El 28º triunfo rubricará el más grande campeonato de Liga española jamás logrado.

“Lo más importante es celebrarlo –apuntó Pep Guardiola–; claro que es más agradable hacerlo en casa, pero nosotros tenemos que ganar y hacer nuestro partido que es lo que nos ha ido bien durante todo el año, centrarnos sólo en nosotros mismos”, convino el técnico azulgrana, que confesó su predilección por alzarse con este título: “La Liga es lo más bonito –sentenció el de Santpedor que, aunque lesionado, formaba en el último Barça que ganó una Liga en casa, hace 11 años–; te dice quién ha sido el mejor, el más fuerte. Es el que reconoce más cosas, el que más reconforta. El esfuerzo es más valorado”.

Mientras el conjunto catalán lucha por el campeonato, su rival de hoy, el Villarreal, lo hace por acceder a los puestos que dan acceso a la Liga de Campeones de la próxima temporada. Los castellonenses ocupan la sexta posición en la tabla y, de momento, no tienen ni siquiera asegurada la plaza UEFA. Por ello, Guardiola lanzó ayer un aviso: “Hay peligro que pensemos en la celebración y lo que hemos de hacer es ganar al Villarrreal, lo único que nos acerca al título es seguir pensando sólo en eso”, advirtió.

Para el partido de esta noche el técnico azulgrana no podrá contar con Henry, Márquez ni Milito, lesionados. Y deberá valorar, esta misma tarde, cómo llegan físicamente al encuentro los futbolistas que jugaron el miércoles ante el Chelsea.

“Donde no nos lleguen las piernas nos llegará la cabeza y donde no lleguemos nosotros llegará la gente que nos dará ese último aliento viniendo al campo y ayudándonos”, afirmó evocando, una vez más, a la hinchada para que llene las gradas del Camp Nou. Guardiola anunció que no reservará jugadores pensando en la final de la Copa del Rey que disputará el Barça el próximo miércoles y felicitó al Athletic Club por poder hacerlo.

Pep insistió con la afición: “Los necesitamos”, reclamó antes de recordar que “en la casilla del Barça, de momento, hay cero títulos”. “Sólo tenemos que pensar en cómo jugar y cómo ganarles [al Villarreal]. “El vestuario está muy tranquilo y con gran ambiente; todos con mucha ambición y concienciados”, reveló.

“A veces, los partidos que parecen inalcanzables son los más sencillos”, apuntó el técnico del conjunto amarillo, Manuel Pellegrini, sobre una posible victoria de su equipo en el Camp Nou, cosa que ya consiguió la temporada pasada (1-2).

A pesar del optimismo del chileno, este año el Villarreal no llega a Barcelona en su mejor momento. De hecho, no ha conseguido ganar ningún partido en sus últimos diez desplazamientos y acumula jugadores con problemas físicos.

Finalmente, Ibagaza, Cani y Bruno, que apenas se han entrenado esta semana, están con el equipo, aunque el técnico ha desplazado también a Matilla, del filial, por si no puede contar con alguno de ellos. El chileno valora jugar con un solo punta para reforzar su medio campo.