Público
Público

Italia siempre cumple

La ‘azzurra’ vence sin grandes problemas a una buena Irlanda (2-0) con goles de Cassano y Balotelli y ya camina hacia la siguiente ronda.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Italia ya está en cuartos. Los de Prandelli derrotaron sin grandes complicaciones a una Irlanda que se dejó en el campo todo lo que tenía. Cassano, en la primera mitad, y Balotelli, cerca del final del encuentro, anotaron los tantos que otorgan a la 'azzurra' el pase a la siguiente ronda. Pirlo, como siempre, llevó la batuta de los suyos y apartó a los irlandeses de la posesión.  No fue la mejor Italia, pero esta selección ideada por Prandelli tiene muy claro a qué juega y cuáles son sus armas.

Arrancó el partido de manera frenética. Irlanda, ya eliminada, olvidó el catenaccio de los anteriores partidos y salió a morder a Italia en su propia área. La ‘azurra’, por su parte, correspondió con el papel que se le suponía y salió en tromba. Pirlo, poco a poco, se fue haciendo con el manejo del partido y comenzó a surtir balones a Cassano y a Di Natale, que ocupó la posición de Balotelli en el once inicial. A pesar del dominio italiano, Irlanda no le perdió la cara al encuentro. Los de Trapattoni se organizaron bien atrás presionando la salida del balón y buscaron la contra. Robbie Keane y Duff, que cumplía 100 partidos con la verde, lideraban las embestidas irlandesas, pero la imprecisión en el último pase frustraba sus intentonas.

De repente, Pirlo y Cassano idearon la fórmula para anular a Irlanda y penetrar en su área. Pirlo para Cassano, que se movió entre líneas como pez en el agua, apertura a banda para uno de los laterales y pase atrás para Di Natale. Hasta tres ocasiones tuvo el veterano delantero de 34 años para anotar con esta fórmula, pero las tres veces el remate se estrelló en un defensa irlandés. Entonces, llegó la cabeza de Cassano. Corría el minuto 36 cuando ‘Talentino’ se adelantó a la salida de un córner a la defensa irlandesa y cabeceó de manera impecable. El esférico se estrelló contra el larguero y botó un palmo dentro de la portería. Italia ya podía respirar. Con el resultado a favor, Pirlo se hizo dueño y señor del centro del campo tratando de imponer su ritmo y alejando a los irlandeses del área.

A los de Trapattoni les quedó la fe y el empuje de su afición, que no cesó de animar, y siguieron buscando el área de sus rivales con sus escasas armas: contraataques y jugadas a balón parado. Pero en esas luchas Italia tiene un máster y no cedió ni un palmo de terreno. La oportunidad más clara para los irlandeses la tuvo Andrews con un lanzamiento de la frontal que detuvo con una estirada espléndida. Los minutos fueron languideciendo y los irlandeses se quedaban sin fuerzas.

Con el paso de los minutos, ambos equipos parecían dar por bueno el 1-0. Hasta que llegó Balotelli. El controvertido delantero italiano protagonizó la mejor jugada del encuentro. Estático en el punto de penalti enganchó una volea espectacular que se coló en la meta defendida por Given. Fue la guinda perfecta para una Italia que ya camina para los cuartos de final. Irlanda, se despide sin puntuar de una Eurocopa que no jugaba desde 198.