Público
Público

"¡Joer... lo de este tío es increíble!"

El vestuario del Atlético personaliza la derrota contra el Real Madrid en Casillas

HUGO JIMÉNEZ

Vestuario local del Calderón. El derbi acaba de finalizar, una vez más con derrota del Atlético. Los jugadores entran cabizbajos al vestuario. Se escuchan pocas palabras, y casi todas de lamento. La historia de los últimos años se ha vuelto a repetir y, además, el protagonista del partido es el mismo que en los últimos choques: Casillas.

"¡Joer...lo de este tío es increíble, es impresionante su momento de forma!", se repitieron una y otra vez los futbolistas del Atlético buscando un por qué a la derrota. Eller, Simao o Cléber, los que menos veces se habían enfrentado al portero, preguntaban a sus compañeros sobre las excelencias de Iker. Otros como Antonio López, que ya saben de las cualidades del guardameta, se dedicó a consolar a su compañero Pablo. El "Joer, siempre por Casillas" retumbó con más fuerza que nunca en las entrañas del vestuario rojiblanco.

Iker se ha convertido en las últimas temporadas en la bestia negra del Atlético, y la plantilla le tiene en tanta consideración o más que a Raúl cada vez que se avecina un derbi. Ya le ocurrió en su día a Torres, que esperó hasta su epílogo en el Manzanares para romper su mala racha frente a Casillas y, ahora sin él, Iker buscó otras víctimas.

Es tal la admiración que levanta entre sus vecinos, que todavía ayer seguían rememorando sus intervenciones del domingo. Simao volvió a hacer referencia al portero para justificar la derrota. "Hicimos todo lo posible para remontar el gol inicial, pero Casillas está impresionante". El portugués señaló con frustración que "en el equipo todos sabemos que Casillas está en un gran momento e hizo tres o cuatro paradas impresionantes". Todos coinciden en cual fue la clave del partido.

Aguirre pide pensar en la Copa

Muy diferente a su plantilla se mostró Javier Aguirre. El técnico mexicano trató de levantar el ánimo de los suyos nada más entrar al vestuario. Observó unos segundos, y después los alentó con un "no pasa nada". El mexicano pidió al grupo no caer en "fatalismos", y recordó que "tan sólo eran tres puntos" los perdidos. Señaló a la plantilla que una victoria ante el Madrid hubiése sido "importante", pero exigió un mayor "esfuerzo" de cara a la eliminatoria copera frente al Valencia. Aguirre es consciente de la importancia de seguir vivos en las tres competiciones, y pidió unión al grupo para llegar lo más lejos posible en todas ellas.