Público
Público
Únete a nosotros

Lanzados hacia la otra Europa

El Villarreal, en semifinales ante el Oporto tras eliminar al Twente (1-3)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Villarreal jugará las semifinales de la Liga Europa ante el Oporto. El cruce no es precisamente la sorpresa de la jornada, puesto que tanto el equipo español como el portugués tenían un 5-1 de renta de la ida.

Pero, en fin, había que jugar la vuelta y el conjunto de Garrido no tuvo que dejarse lo que se dice la piel en el campo para superar la eliminatoria y vencer a domicilio.

De hecho, tanto el Twente como los amarillos se tomaron unos veinte minutos de calentamiento antes de empezar a jugar. Un homenaje a la nada, un sopor sin apenas tensión competitiva, un aburrido pacto de no agresión que por suerte no duraría todo el encuentro.

Porque en cuanto dijo de animarse el Villarreal, sobre todo un Wakaso que sí que se entregaba por todos, el Twente también entró un poco en el partido, seguramente por salvar mínimamente la dignidad frente a su público.

Para conseguirlo, Janssen le regaló un maravilloso taconazo desde la mediapunta que Bryan Ruiz recogió desde su banda para poner un centro que alcanzó a rematar de mala manera Bajrami, desde el suelo.

Aunque espabiló el Villarreal, también el Twente parecía despertar y el mismo Janssen, fornido y con los brazos llenos de tatuajes, que había brindado el taconazo, erró un disparo tras encontrarse un buen centro.

En la reanudación, el partido había dejado ya definitivamente de ser un amistoso. Encontrarse con un 2-0 en contra era un riesgo suficiente para que el Villarreal se pusiera manos a la obra.

Fue Wakaso, luchando un balón como si jugara una final dentro del área, quien forzó el penalti que propició el empate, firmado por Rossi, del Villarreal. El colegiado, que tardó treinta segundos en señalar la pena, expulsó además de manera excesiva al infractor, Tiendalli.

El público y los jugadores del Twente se indignaron como si la remontada hubiera sido posible en algún momento, pero lo cierto es que al Villarreal se le ponía la cosa muy plácida. Con ocho canteranos sobre el césped, y con Cazorla y Nilmar cumpliendo sanción, los visitantes acabaron de sellar su pase con dos tantos más. El primero, tras otro penalti forzado por Marco Rubén. El último, una tremenda volea de Cani. Los amarillos quieren conquistar Europa.