Público
Público

Laporta confirma que Guardiola sustituirá a Rijkaard a final de temporada

Laporta elogia al actual técnico, al que también achaca el fracaso de los dos últimos años, asume su responsabilidad por no haber actuado antes y critica la falta de compromiso de los jugadores

NOELIA ROMÁN


“La junta directiva ha decidido que Frank Rijkaard sea relevado por Josep Guardiola en el banquillo del Barça a final de temporada”. Con gesto grave y mucha sobriedad, el presidente del Barcelona, Joan Laporta, oficializó ayer el fin de un ciclo, el quinquenio liderado por Rijkaard -a quien le quedaba aún un año de contrato-, y anunció el inicio de otro nuevo que, a partir de junio, comandará Pep Guardiola.

Inmerso aún en el play off, el actual técnico del Barça B será el encargado de recuperar la senda exitosa emprendida por el holandés -“lideró la recuperación del equipo en tres años y lo llevó a la gloria de París”, le reconoció Laporta-, sin que el equipo pierda la impronta futbolística que le ha caracterizado desde los tiempos de Cruyff. “Guardiola garantiza la continuidad del ideario que ha llevado a los éxitos, además de tener la máxima ilusión y toda la confianza del club”, razonó el presidente azulgrana.

A eso, al menos, aspira Laporta, que, acorralado por la lamentable imagen ofrecida por el Barça en el Bernabéu y por la crítica de una afición que le responsabiliza de la pésima trayectoria del equipo en los dos últimos cursos, ha decidido dar un paso al frente, destituir al técnico, a quien elogió pero también responsabilizó del fracaso, criticar a los jugadores y asumir la parte de responsabilidad que le corresponde como máximo mandatario.

“La junta asume gran parte del fracaso por no haber tomado las decisiones que hubieran cambiado el rumbo y por haber adoptado otras, no cambiar al técnico también lo es, que no han funcionado”, aceptó Laporta que, horas antes, acompañado del secretario técnico Txiki Begiristain, le había comunicado a Rijkaard los motivos de un cese, que el holandés aceptó con “elegancia y mucho sentimiento”.

“Con dos Ligas, dos Supercopas y una Champions en cinco años, el balance de Frank es extraordinario. Dos años de malos resultados no deberían tapar su excelente trabajo. Ha hecho historia”, recordó Laporta. “Pero, tras una situación muy decepcionante, cuando inesperadamente no logramos la Liga, hablamos con él y le dijimos que tenía que corregir los errores. Lamentablemente, los resultados no han acompañado, él no ha podido corregir los errores y eso ha hecho que sea relevado”, esgrimió.

El presidente azulgrana dio por hecha la marcha de los ayudantes de Rijkaard -“si la máxima autoridad ha cumplico un ciclo, sus ayudantes también se verán afectados”-, atribuyó a Txiki una parte mínima del fracaso -“su trabajo no es decidir quién juega, sino planificar y este curso habíamos planificado una de las mejores plantillas de la historia del club”- y criticó la falta de compromiso del plantel.

“Los jugadores no han respondido a las expectativas y tampoco al entrenador”, aseveró Laporta. “Si yo tuviese la capacidad de Etoo para marcar y la magia de Ronaldinho, habría salido a jugar y me habría dejado la piel”, abundó el presidente, tras declinar hablar sobre futuras bajas.

Durante cinco horas, Laporta había expuesto a la junta sus planes de futuro. Después, sin adelantar la duración del contrato de Guardiola, hizo pública la decisión para tratar de apaciguar los ánimos y dejar que el Camp Nou se despida de Rijkaard, este domingo.