Público
Público

Lituania echa un cable

La Roja sorteó las dificultades del terreno con oficio y mucha suerte. Los defensas locales llevaron a la red los dos primeros goles de España y Mata marcó el tercero. Stankevicius anotó por los amarillos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Finalmente, no fue el desastroso terreno de juego lo que decidió el quinto capítulo europeo de La Roja. No fueron los baches del suelo los que envenenaron fatalmente el marcador, aunque sí sucesos ajenos al juego, golpes más de fortuna que de habilidad: dos piernas cruzadas a destiempo en el camino del balón que sepultaron a Lituania. Ocurrió primero a los 19 minutos (Xavi probó suerte y el tiro tropezó en Skerla) y luego en el 70 (Kljanskas desvió a la red un pase de Mata). España pasó frío, pero respiró tranquila. No dejó buen fútbol, pero siempre estuvo por encima del perfil esquinado del partido.

De salida, para vencer las adversidades de un campo ciertamente impracticable, Del Bosque tiró del bonito del norte, los jugadores del Athletic, el espíritu de San Mamés. Todos de golpe en la alineación, Iraola, Javi Martínez y Llorente, más acostumbrados que la media a fajarse en el barro, a buscarse la vida por las bravas que por delicadeza. Una ración de furia por si al toque le salían mal las cosas sobre lo que los lituanos llaman césped.

Del Bosque tiró de los del Athletic en el once y lo completó con diplomacia 

Por lo demás, ajustándose a su diplomacia habitual, Del Bosque completó el once equilibrando la presencia de madridistas y barcelonistas en el mismo. Compensando los riesgos casi por igual. Cuatro del Madrid (uno de ellos el portero, dos suplentes habituales y Xabi Alonso, que, por sanción, no tiene que jugar con los blancos la próxima jornada) y tres del Barça (Piqué, Villa, sustituido a los 53 minutos, y Xavi, que también por acumulación de amonestaciones será baja con los azulgrana). Y así, todos contentos (o los que al técnico más le interesa que estén contentos).

El seleccionador llevó su mano izquierda hasta el final para distribuir proporcionalmente el cansancio y el buen humor de todos los convocados: con la entrada de Silva y Mata en la segunda mitad le salieron las cuentas para que todos (menos los porteros suplentes) dispusieran de minutos de juego en la serie de dos partidos.

Alonso disfruta de su día sin Busquets y maneja la cita como único pivote 

El encuentro de Kaunas no fue brillante, se daba por descontado. Pero España no lo pasó demasiado mal, pese al susto que el punterazo de Stankevicius metió en el cuerpo durante unos instantes. La Roja gobernó los contratiempos y, además, tuvo siempre la suerte de cara. Donde no le alcanzó, los defensas lituanos le echaron un cable para empujar la pelota a la red.

El duelo no sirvió de mucho. Pero al menos los jugadores sobrevivieron a las lesiones, el equipo consolidó su liderato, a Silva le dio tiempo a lucirse y Xabi Alonso reivindicó que puede y debe jugar solo en el pivote. Manejó el partido y sus adversidades, en la destrucción y en la construcción, y se asoció con Xavi sin quitarle oxígeno. Disfrutó de su día sin Busquets.

1 - Lituania: Karcemarskas; Stankevicius, Skerla, Kljanskas, Zaliukas; E. Cesnauskis, Pamkas, Semberas, Mikoliunas (Radavicius, m. 70); Danilevicius (Galkevicius, m. 85) y Sernas (Labukas, m. 74).

3 - España: Casillas; Iraola, Piqué (Ramos, m.8 9), Albiol, Arbeloa; Xavi, Xabi Alonso, Javi Martínez; Cazorla (Mata, m. 66), Llorente y Villa (Silva, m. 54).

Goles: 0-1. M. 19. Xavi remata desde la frontal, la pelota se envenena al tropezar en Skerla y supera por arriba a Karcemarskas. 1-1. M. 57. Stankevicius, de zapatazo desde la frontal, tras un error de Piqué, un mal despeje de Arbeloa y otro posterior blando, de cabeza, de Albiol. 1-2. M. 70. Kljanskas remata en propia meta, anticipándose a Llorente, un centro de Mata desde la izquierda. 1-3. M. 83. Mata, tras un pase interior delicioso de Silva.

Árbitro: Duhamel (Francia).

Estadio Darius i Girenas de Kaunas: 8.000 espectadores.