Público
Público

La locomotora alemana ya está en marcha

Los germanos derrotan a Dinamarca (1-2) y pasan a cuartos como la mejor selección de la Eurocopa tras haber ganado todos sus partidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nueve puntos de nueve posibles, cinco goles a favor y dos en contra. Alemania es, al menos por estadísticas, la mejor selección de la Eurocopa. Nadie ha ganado tantos partidos como ella (todos) y hasta en juego tiene poco que envidiar a equipos como España.

Aunque con un tiki-taka -tan parecido al español- más 'al tran tran' hoy que en los dos primeros partidos, fue suficiente para acabar también con una débil Dinamarca (1-2).

Las múltiples carambolas que podían darse en el grupo de la muerte hicieron que Alemania saliera al partido sin especulaciones de ningún tipo. Los de Löw sometieron por completo a su rival y sólo la falta de acierto en los metros finales mantuvo a los daneses con vida en la primera mitad.

Özil comandaba desde el mediocampo, y Podolski y Müller entraban como puñales por las bandas y entre líneas. Todos surtían de balones a Mario Gómez. Y luego está Khedira, que es un caso peculiar.

El jugador del Real Madrid se transforma en otro jugador cuando juega con su selección. Bien por que juega con otras directrices o porque se siente con más confianza, su despliegue físico y de juego es imponente.

Müller y Mario Gómez tuvieron el gol para los germanos en los primeros minutos pero fue Podolski el que marcó en el minuto 18 fusilando al cancerbero danés. Pese al gol, sumado a la derrota momentánea de Portugal, Dinamarca seguía en cuartos.

Y más aún cuando cinco minutos después Krohn-Delhi empataba para los nórdicos en un remate de cabeza. Pero la alegría le duraba a los daneses bien poco. Ronaldo marcaba para los lusos y dejaba a Dinamarca ahora fuera.

Alemania mató el partido cuando quiso y en ningún momento vio en peligro la clasificación

Una primera parte de locos en el grupo de la muerte en la que Dinamarca y Portugal se vieron dentro y fuera de la Eurocopa por igual. En la segunda parte, pese a lo que prometía, ambos equipos bajaron su nivel notablemente.

Dinamarca necesitaba un sólo gol, pero se encontró con un grave problema: no podían con las botas y el balón le duraba segundos. Alemania jugaba cómoda con esta situación. Movía y movía el balón, especulando con un empate que le servía para pasar primera a cuartos y disfrutando de cuando en cuando de alguna aproximación al área de Andersen.

Y en una de esas llegaba el gol que daba por zanjado el grupo, junto a la victoria de Portugal ante Holanda. El debutante Bender, que sustituía en el 'once' a Boateng, batía por bajo en una contra al portero danés. Los nórdicos lo habían intentado, pero son un equipo muy inferior a Alemania, que mató el partido cuando quiso y en ningún momento vio en peligro la clasifiación. En cuartos le espera Grecia en el partido del morbo.