Público
Público

La lógica aplasta la ilusión sevillana

El equipo ruso refrenda su condición de favorito en la final de la Eurocopa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por el puente que separa la Eurocopa de la Euroliga viaja ya el Unics Kazan. Es el resultado lógico de una inversión millonaria con la intención de saltar a la aristocracia del baloncesto europeo y hacer menos plácido el casi habitual paseo del CSKA en la liga rusa.

El último peaje entre una orilla y otra ha sido el final del viaje de Cajasol. El conjunto tártaro se proclamó campeón del torneo al derrotar a los sevillanos. No hay trofeo ni recompensa para este trayecto tan interesante. Quedarán los recuerdos de una semifinal enorme ante la Benneton de Treviso. También los de una final peleada hasta más no poder frente a un equipo que reside un par de pisos más arriba.Se va el conjunto de Joan Plaza de esta Final a cuatro después de completar siete magníficos cuartos. El técnico ya dijo que no quedaba otra que firmar ocho periodos casi perfectos. Sólo faltó uno. El primero de la final socavó muchas de las opciones del Cajasol de llevarse la copa y meterse en la Euroliga.

Un parcial de 32-16 en el primer cuarto resultó determinante Piernas cargadas del día anterior, fogonazo por la magnitud del escenario y un rival con un baloncesto nada adecuado a la filosofía de los sevillanos diagnosticaron ese parcial demoledor (32-16). Unics Kazan maniobra su ataque a partir de un quinteto con jugadores muy abiertos. No hay un momento de calma, sus jugadores intercambian una y otra vez posiciones con una dinámica de pase y bloqueos constantes.

Tanto vértigo mareó a los sevillanos. La defensa quedó despellejada por lanzamientos exteriores y por el enorme poderío de Macej Lampe bajo los tableros. El polaco llegó al Real Madrid hace una década en pañales y se fue a la NBA en patucos. Demasiadas prisas por encontrar la veta. Es ahora, una década después, cuando el pívot dibuja sobre la pista lo que un día imaginaron tantos y tantos ojeadores. Abrumó a Cajasol con 26 puntos y 12 rebotes. Los problemas físicos de Calloway ha pesado mucho en este fin de semana. El base estadounidense acompasa, tiene ese extra de veterano que le lleva a conducir siempre a la velocidad correcta. A Satoransky, su reserva, esta Final Four le ha llegado antes de tiempo.

nics Kazan manejó ventajas cercanas a los 20 puntos hasta casi el final del segundo cuarto. Una buena reacciónrecortó la ventaja hasta casi la mitad. El subcampeón dignificó su interpretación a partir del descanso. No había muchas fuerzas, pero sí mucho corazón para apretar algo el partido en el tercer cuarto. A sólo siete puntos se asomó la esperanza de darle una vuelta sorprendente a la final. Espabiló Lampe y todo regresó al punto original. La lógica dictaba ese tipo de partido, lo contrario hubiese sido otra demostración del tremendo carácter de los sevillanos.