Público
Público

Luis se apodera del banquillo del éxito

Se ha convertido en el seleccionador con mejor porcentaje de triunfos

LADISLAO J. MOÑINO

Criticado por unos, protegido por otros, pero con números inconstestables. Luis Aragonés es desde ayer el seleccionador nacional con mayor número de victorias en la historia del combinado español. Cumplía 50 partidos en el cargo, entre agosto de 2004 y junio de 2008, y festejó el gol de Villa como un juvenil: “Lo celebré tanto porque vi la reacción de los suplentes que estaban en el banquillo. Villa ha sacado un gol de la nada”.

Aragonés vio a España superior a Suecia, aunque detectó lagunas en sus jugadores: “Nos equivocamos cuando caímos en su trampa de jugar en largo. Con los suecos, por arriba, es imposible jugar. Es muy difícil hacerles ocasiones de gol porque se juntan bien”, dijo, tras elogiar a Marchena, vapuleado tras el reciente error en el amistoso contra Perú.

Estos cuatro años arrojan un balance de 35 victorias, 11 empates y sólo cuatro derrotas. Aragonés es el seleccionador con mejor porcentaje de triunfos: un 70%. Las derrotas han sido pocas, pero tres de ellas han marcado un antes y un después en sus planes. La primera fue ante Francia, en los octavos de final del Mundial de Alemania. Ahí decidió que Cañizares, Salgado y Raúl no volverían a la selección.

Con Raúl tardó un poco más en reafirmarse, pero lo ejecutó tras la su segunda derrota, ante Irlanda (3-2). La tercera fue en Suecia, y marcó un punto de inflexión. Muy tocado, ya antes había presentado la dimisión, pero fue convencido por Villar para seguir adelante.

España estaba fuerza de la Eurocopa, pero Luis se reafirmó con Raúl y, aunque los ecos del siete blanco perforaban las concentraciones, dio con el equipo que buscaba. Juntó a Xavi, Cesc e Iniesta y España firmó el mejor partido de la era Luis en Dinamarca (1-3). La selección adquirió solidez y un patrón de juego con el que ha encadenado 18 partidos sin perder: 16 victorias y dos empates. Con el de ayer, ya sólo está a un triunfo de los 10 consecutivos logrados por Camacho entre septiembre de 1998 y junio de 2000. Quizá por ello, Aragonés no tema a nadie: “Me da igual el rival de cuartos de final”.