Público
Público

"Marcelino no se carga a Kanouté"

El técnico del Sevilla acapara los focos

ALBERTO CABELLO

Si Mayra Gómez Kemp tuviera que presentar a Marcelino y Kanouté como concursantes del Un, Dos, Tres, lo único que tendría claro es que son residentes en Sevilla. Más difícil sería explicar cuál es su relación en estos momentos: muy amigos no son (por lo que dijo ayer el entrenador en rueda de prensa), así que habría que dejarlo en conocidos. Luego, habría que indagar un poco más y saber si se soportan o no.

Si los renglones de su historia como jefe del vestuario del Sánchez Pizjuán ya hace semanas que andan torcidos, ahora se ha encontrado con un supuesto embrollo del que tendría todas las papeletas de salir derrotado.

La mayoría de los abonados del club pondrían algún euro de su bolsillo para hacerle un monumento a Kanouté en los exteriores del estadio. Es el símbolo del mejor Sevilla de la historia y el que se ponga frente a él, sea quien sea, se las tendrá que ver con la masa social.

Así que la rueda de prensa previa al partido ante el Villarreal fue casi un monólogo del entrenador asturiano para desmentir cualquier problema con el delantero africano. "La afición, que esté en contra de Marcelino porque los resultados no son, pero la afición no puede estar en contra porque Marcelino se esté cargando a Kanouté, no es así. Marcelino no se está cargando a Kanouté. Aquí, con más de 20 futbolistas, con más de 20 empleados, se sabe si estaré mintiendo o estoy diciendo la verdad", aseguró tajante.

Alguna sospecha había de que las cosas no marchaban bien entre ambos desde que se insinuó la posibilidad de que el malí podría salir en el mercado de invierno rumbo a Málaga. Una conversación cara a cara en medio de un entrenamiento esta semana convirtió la chispa en incendio. A las pocas horas, el departamento de comunicación del club mandó a los medios un escrito en nombre de entrenador y futbolista desmintiendo problema alguno.

Marcelino desmintió el asunto. No lo hizo con la reunión a tres bandas con Monchi y Del Nido esta semana. ¿Ultimátum? Algo de eso hay.