Público
Público

Márquez reabre el debate médico

Se ha perdido cinco partidos por un golpe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Recibió un golpe en el pie la noche del 20 de febrero jugando contra el Celtic de Glasgow. Pudo acabar el partido sin problemas, y se especuló con que estaría disponible para ese mismo domingo. Sin embargo, Rafa Márquez sigue de baja. Por el camino se ha perdido cuatro partidos, incluyendo el trascendental partido de ida de las semifinales de Copa del Rey y el de Liga ante el Atlético de Madrid.

Tampoco estará mañana ante el Villarreal, después de que los servicios médicos del Barcelona hayan, por fin, explicado cómo se encuentra. 'Las prueban han confirmado el edema óseo en su pie derecho provocado por una contusión', decía el comunicado. 'Uno de los factores característicos en este tipo de lesiones es que la recuperación es lenta. Por tanto, el jugador seguirá con el mismo tratamiento hasta que desaparezca el dolor', añadían los doctores del club.

Además de lo que supone este parón para el futbolista, que estaba por fin a buen nivel y se había convertido en indiscutible en la defensa azulgrana, su prolongada lesión ha reabierto las dudas respecto al nivel de los servicios médicos del club. El departamento, uno de los que ha vivido más remodelaciones en la era Laporta y que tiene en los doctores Pruna y Tramullas a sus máximos responsables, ha sido cuestionado en diversas ocasiones. La última vez que se hizo evidente la disconformidad de un jugador fue a principios de diciembre, cuando Deco, que estaba sumido también en una lenta recuperación, se enzarzó en una discusión con Tramullas, al que reprochó que ni el recuperador Juanjo Brau ni el doctor Pruna, que supervisaban su recuperación, estaban en el entrenamiento.

Fuentes médicas conocedoras del club consultadas por este diario se mostraron escépticas sobre el nivel de los galenos azulgranas. Pese a reconocerles su capacidad para diagnosticar las lesiones, apuntaron que las recuperaciones, en las que intervienen también los fisioterapeutas, se alargan los plazos demasiado para lo que es habitual en la elite. El de Márquez es sólo un ejemplo más.