Estás leyendo: Una montaña de expedientes

Público
Público

Una montaña de expedientes

Al Comité de Competición de la Federación Española de Ciclismo se le vienen encima los casos de dopaje

I. R.

Al Comité de Competición de la Federación Española de Ciclismo se le acumula el trabajo. Se le vienen encima los casos de dopaje sin que haya resuelto aún los anteriores.

En este momento, la Federación tiene en sus manos seis expedientes. Dos de ellos, pertenecen a dos peces gordos del ciclismo. Alberto Contador y Ezequiel Mosquera. En ambos casos, los positivos se produjeron el pasado verano y aún no han sido resueltos.

En el caso de Mosquera, positivo por hidroxietil-almidón (un expansor de plasma) el retraso no parece culpa de la Federación Española. "Estamos a la espera de que el laboratorio de Colonia nos remita el análisis de la muestra B", señala un portavoz federativo. El ciclista coruñés, que dio positivo en la Vuelta, ni siquiera está suspendido aún.

García Dapena, compañero de Mosquera en el Xacobeo, sí está suspendido cautelarmente. Su caso es doble, porque dio positivo en septiembre por la misma sustancia que Mosquera y también por EPO. No se librará de la sanción.

Otro caso pendiente de resolución es el de Óscar Sevilla, que dio positivo el pasado 15 de agosto con hidroxietil-almidón y cuyo caso tardó mucho en ser tramitado por la UCI. El análisis de la muestra B fue positivo y se espera que sea sancionado dos años.

La operación Galgo, un escándalo ligado al atletismo, también salpica al deporte de la bicicleta. Son dos los ciclistas afectados: Joaquín Novoa que declaró inicialmente como imputado y, una vez sobreseído, lo hizo el jueves como testigo y Luis León Sánchez. En ambos casos se ha abierto expediente informativo por si el CSD traslada la información del sumario.

La ironía es que aún está pendiente de resolver la operación Puerto. Dos centenares de bolsas de sangre que , cinco años después, buscan dueño.