Público
Público
Únete a nosotros

Mou sigue su guerra

El luso justifica la falta de intensidad de su equipo por el poco ritmo de Kaká y Gago. El técnico afirma no reportar a Valdano sino a Florentino y José Ángel Sánchez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si el Madrid hiciese un referendo, no habría dudas de cuál sería el veredicto de los socios sobre Mourinho: es el ganador del pulso de la semana con Valdano. 'Ni canalla ni violento, el Bernabéu a muerte con Mourinho', era el lema de una de las pancartas del estadio, pero también un sentir general, que, de vez en cuando se deja ver en forma de cántico con el nombre del técnico.

A Mourinho, sin embargo, no le entusiasman las muestras de cariño para su persona. 'Si la gente está con el equipo, la gente está conmigo, porque yo soy el equipo. No me gustan y no necesito las manifestaciones individuales. Necesito que la gente esté con el equipo. Hoy no podía esperar que la afición estuviese loca de alegría ante la calidad del juego'.

Su pulso con Valdano está lejos de terminar. Demostró una vez más que su relación no es idílica, sino todo lo contrario. 'Yo no hablo con Valdano, reporto directamente con el presidente y José Ángel Sánchez [director general de marketing] y no hemos hablado de fichajes estos días. Todos sabemos la historia del nueve, que ya es vieja y tiene pelos blancos, y hasta el 31 de enero pueden pasar cosas pero pueden no pasar también', afirmó el técnico, que sigue a la espera de un nombre para el ataque. Benzema, el único delantero que Mourinho acepta como tal por su negativa a tirar del filial, fue el salvador del equipo, pero eso no quita para que el técnico siga en firme con su petición. Ya puede decir el francés que lleva más goles en Liga que Ramos, algo que el sábado le reprochó Mou.

'Yo no hablo con Valdano, reporto directamente con el presidente'

Valdano, aunque sea puenteado por el técnico, afirmó que el club está poniendo todos sus esfuerzos para que llegue un delantero ('todo el club está orientado a resolver esta situación') y se congratuló del gol de Benzema. 'Encontró la portería, es un gol importantísimo que nos ha dado tres puntos. Es un jugador que sabe asociarse y que nos da cosas cada vez que entra en contacto con el balón. Pero es delantero y también se le piden números. Y hoy hizo eso: un gol y tres puntos'.

También Casillas defendió la posición de Benzema en el Madrid: 'Cuando le va mal se le critica, ahora que ha marcado se dirá que es un fenómeno... Vamos a dejarle tranquilo y a no marearle. Él tiene un carácter introvertido, pero se ha ido abriendo y tiene el apoyo de todos en el vestuario'.

Mourinho decidió que el partido del Mallorca es menos importante que el del miércoles contra el Sevilla y rotó para dar algo de oxígeno a algunos titulares: 'Hemos jugado en este mes dos derbis, que no son fáciles de ganar. En el partido de hoy he decidido cambiar porque jugamos el miércoles un partido que también es importante. Sé que no puedo hacer 11 cambios y que, si hago algunos, el equipo sufre. Llegar al descanso con 0-0 era una buena situación porque sabíamos que íbamos a cambiar a Gago y Kaká porque aún no tienen ritmo. Ha sido una victoria importante'.

El técnico también dejó claro que su confianza en los suplentes es relativa. 'Quería que Xabi y Özil no jugasen para que descansasen, pero también les avisé de que estuviesen atentos por si los necesitábamos', reconoció.

'Quería que Xabi y Özil no jugasen para que descansasen

La falta de descanso de sus estrellas también fue la explicación para el poco ritmo del encuentro y la igualdad que hubo. 'El partido es contra un equipo con ritmo, que ha cogido el sol de Mallorca toda la semana y viene preparadísimo para jugar a una intensidad que nosotros no podemos', aseguró. Esa intensidad en el Madrid se mostró más en una enorme bronca de Casillas a Marcelo por un fallo en la marca de Nsue.

Mourinho recordó también que queda mucha vida y que su equipo, aunque en las últimas semanas haya bajado el pistón, aún está a todo: 'Estamos en semifinales de Copa, en octavos de Liga de Campeones y somos segundos en un campeonato que aún está vivo'.

Laudrup, por su parte, considera la derrota como una posible victoria del futuro. 'La moral de este partido para el equipo es importante. No sólo para ahora, sino para el futuro a medio plazo, que es importante', comentó.