Público
Público

Mourinho rompe la hegemonía del Barcelona

El portugués encuentra la manera de frenar a los blaugranas y se alza con la Liga. Ha ganado el título en cuatro países distintos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Le ha costado, pero al final lo ha conseguido. Han sido dos temporadas exactamente las que Mourinho ha tardado en derribar el muro que Guardiola había construido en cuatro años.

Una pared levantada a base de Ligas, Champions, copas y supercopas varias, goleadas y humillaciones al eterno rival durante más de tres años.

Pero no es algo nuevo para Mou, que ya se ha convertido en todo un experto en este tipo de causas. Ya lo hizo en el Chelsea y en el Inter, cuando fue contratado para tumbar al Manchester United,  Milan y Juventus, y lo ha vuelto a conseguir, y de paso ganar la Liga en cuatro países distintos: Portugal, Inglaterra, Italia y ahora España. 

El portugués ha cumplido el cometido que le asignó Florentino Pérez cuando le fichó hace dos años, que no era otro que acabar con la hegemonía blaugrana en España.

Y no era nada fácil romper una racha de tres títulos ligueros seguidos del Barcelona y parar al todopoderoso. El portugués, sin embargo, ha sido capaz de sacar lo mejor de los suyos una vez más en su segunda temporada, como hizo en sus anteriores equipos.

El año pasado logró ganarle la Copa a los de Guardiola y ponerles en aprietos en las semifinales de la Champions y este año ha conquistado la ansiada Liga gracias a un fútbol más vertical,  perfecto y regular que el de la temporada pasada.

Han hecho unos números de récord en casa y fuera, donde verdaderamente se ha sustentado la consecución del título. Y no sólo eso, sino que después de once clásicos en dos temporadas, parece que por fin Mourinho ha dado con la tecla para domar a la fiera blaugrana.

Sin embargo, al portugués todavía le queda la misión de volver a llevar al Real Madrid al pedestal más alto de Europa, y lograr la Décima Champions. Un título que no saborean desde hace diez años, demasiado para un equipo que presume de ser el rey de Copas de Europa.

Lo que sí ha conseguido es que el equipo no vuelva a caer de manera estrepitosa antes de cambio. En las dos últimas temporadas los ha llevado a semifinales y sólo toparse en el camino con el Barcelona o la lotería de los penaltis les ha privado de jugar la final.

Ese es el nuevo reto de Mourinho, y construir su propia muralla blanca que el Barcelona tarde muchos años en derribar.