Público
Público

Nadal y Djokovic se citan para la final de París

El serbio se toma la revancha ante Federer, al que gana en tres sets

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El serbio Novak Djokovic y el español Rafael se enfrentarán el domingo en la final de Roland Garros después de doblegar con maestría al suizo Roger Federer y al también español David Ferrer, respectivamente.

Djokovic alcanzó su primera final en París, el único grande que le queda por inscribir en su palmarés, al imponerse a Federer por 6-4, 7-5 y 6-3 en dos horas y cinco minutos. Nadal disputará su séptima final en ocho años, la cuarta sin ceder un set, al derrotar a Ferrer en su mejor partido del torneo, según el de Manacor, por 6-2, 6-2 y 6-1, en una hora y 46 minutos.

Será el cuarto enfrentamiento este año entre los actuales números uno y tres del mundo. Djokovic ganó la final del Abierto de Australia y Nadal las de Montecarlo y Roma, donde se sacó la espina de las siete últimas derrotas que había encajado ante el de Belgrado (seis en el 2010 y una en 2012). En total, Rafa domina por 18-14, con victorias en París en los cuartos de 2006 y las semifinales de 2007 y 2008.

El actual defensor del título luchará por levantar por séptima vez la Copa de Campeones y si gana el domingo sobrepasaría al sueco Bjorn Borg en Roland Garros, y empataría con el estadounidense Pete Sampras (siete títulos de Wimbledon) en entorchados ganados en un mismo grande. Ese será su aliciente. Para Djokovic la victoria significa convertirse en el último jugador que logra reunir los cuatro grandes, aunque no de forma consecutiva. Solo Donald Budge y Rod Laver ganaron los cuatro en la misma temporada.

El dominio de Nadal ante Ferrer se extendió durante una hora y 46 minutos de duelo, interrumpido durante 55 minutos por la lluvia, cuando Rafa había abierto ya una gran brecha (6-2 y 4-1). Sobrio en el resto, inabordable con su saque, que mantuvo seguro, cediendo únicamente dos puntos de rotura, en el cuarto juego del primer set, Nadal volvió a dictar una clase magistral a Ferrer, que acudía a su primera semifinal en este torneo. Ahora, con 51 sets ganados en tierra roja esta temporada y 51 victorias en Roland Garros, Nadal ya ha empatado con Andre Agassi en París, y espera alargar su racha de 253 partidos ganados sobre polvo de ladrillo.

Con el alemán Boris Becker como espectador de lujo sentado al lado de su mentor en sus comienzos, Ion Tiriac, en el palco tradicional del rumano, Djokovic luchó contra corriente en los dos primeros sets, pero sacó esa garra tan característica suya que hace que sus rivales duden para tumbar a Federer y tomárse así la revancha de las semifinales de la pasada temporada.

En las primeras mangas el serbio estuvo abajo en el marcador. En el primero perdió su saque (3-2) para ganar después en 34 minutos, con su segunda rotura ante Federer. Se giró entonces a su banquillo y apretó el puño con fuerza. En el segundo, el suizo tuvo una ventaja de 3-0 y luego llegó a sacar para ganar con 5-4, pero el serbio ganó tres juegos consecutivos, haciendo subir su confianza más aún, y creyendo en una victoria que Roger le arrebató el año pasado en esta misma ronda cuando le cortó una racha de 41 encuentros ganados.

Salvar cuatro bolas de partido en cuartos de final contra el francés Jo-Wilfried Tsonga, ha dado alas al jugador de Belgrado, que lleva este año 36 victorias, por cinco derrotas, una marca todavía inferior a la de Nadal (39-4). Cuando el servicio de Federer no funciona, el de Basilea corre peligro, y hoy lo cedió en siete ocasiones, su gran pecado, la última en el sexto juego del tercer set (4-2), parcial en el que Federer estuvo más que nunca contra las cuerdas contra un jugador que ya le ha ganado en 15 de 26 ocasiones, las tres últimas seguidas.

Convertido ya en el noveno jugador de la historia que alcanza la final de los cuatro grandes, Djokovic lleva 27 partidos ganados seguidos en este tipo de torneos. Resolutivo, decidió el partido contra Federer tomándose su tiempo, y calculando un servicio que Federer restó a la red, mientras el serbio gritó al viento su victoria.