Público
Público

¿Por qué no puede ganar la Liga el Villarreal?

Jugadores y entrenadores difieren en las posibilidades del 'submarino amarillo', pero lo cierto es que está sólo a seis puntos del Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Ante nosotros, el domingo, jugó un partido de campeón. No fue espectacular, pero sí hizo lo que tenía que hacer para ganar el partido. ¿Si tiene posibilidades de ser campeón? Hay que ver cómo le funcionan la cabeza y los músculos partido a partido, pero tienen mucha calidad y hace dos semanas le ganaron al Barça en su casa'.

De Biassi ha sido el último entrenador que ha sufrido el buen momento del Villarreal. El italiano lo ve como el gran tapado del campeonato y no es el único que lo cree así.

'¿Por qué no puede ser el campeón? Sólo está a seis puntos. El mayor problema que veo es que Madrid y Barça están acostumbrados a soportar la presión de los finales de Liga y ésto también cuenta', dice Del Bosque.

'Les veo con mucha fuerza y es el equipo que mejor está jugando. Además, llegan desde atrás sin la presión de los dos grandes', asegura Unai Emery, el técnico revelación de esta temporada.

Desde el propio Villarreal emergen dos corrientes. Una, conservadora y prudente, que emana desde los despachos. 'A lo que aspiramos ahora es a ganar al Atlético, no miramos más allá de ese partido. Lo primero que tenemos que hacer es sumar los puntos suficientes para estar en la UEFA; luego hay que ir domingo a domingo', dice José Manuel Llaneza, director general del club.


La corriente menos conservadora brota del mismo vestuario . 'Yo perdí con el Madrid de Queiroz una Liga que estaba ganada', dijo recientemente el meta Diego López. 'Quiero ganar un título con el Villarreal', no para de repetir Senna, uno de los cabecillas de la plantilla.

El miedo a las alturas, a ganar, que el año pasado acabó con el Sevilla, no lo consiente Pires. 'Es un ganador nato. El equipo estaba muerto y él lo ha levantado', asegura Paquito, secretario técnico del club. Nihat es otro de los más ambiciosos y tampoco para de airear que 'yo ya perdí una Liga con la Real Sociedad'.

También existe la convicción que el Villarreal ya ha pagado el peaje de entrar en la élite, de que ya cuenta con varias derrotas dolorosas que necesita todo equipo antes de consagrarse.

La trayectoria del entrenador Pellegrini también acompaña las aspiraciones: ha ganado títulos en todos los países en los que ha entrenado: Chile (Universidad Católica), Ecuador (LUD de Quito), Argentina (San Lorenzo y River Plate).

El objetivo mínimo de la plantilla es el segundo puesto y entre ellos no lo ocultan. Entrar directamente en la Liga de Campeones les supondría más vacaciones y, lógicamente, una prima muy jugosa.

Los jugadores confían ciegamente en su entrenador, en su capacidad para poner al equipo como una moto en el último tramo del campeonato. La temporada pasada ganó los ocho últimos partidos y el Villarreal se coló directamente en la UEFA cuando nadie daba un duro por el equipo, atacado por el problema Riquelme y sin el fútbol vistoso con el que estuvo a un penalti de meterse en la final de la Copa de Europa de 2006.

'Si mejora los resultados en casa, sí pueden ser campeones. Pero hasta ahora han fallado, en ese aspecto. Les cuesta sacar adelante los partidos de casa, si no hubieran perdidos tantos puntos en El Madrigal, ya estarían primeros', pronostica Radomir Antic. 'La clave estará en el partido ante el Atlético. Si gana, se meterá en la pelea. Miedo puede tener el Madrid, que tenía ventaja', dice Felipe Miñambres, que vivió los desplomes del Madrid en Tenerife.