Público
Público

"Nuestro dominio es refrescante para la F1"

Entrevista a Adrian Newey, director técnico de Red Bull y diseñador del brillante RB5

VÍCTOR SEARA

Dibujó muchos coches ganadores. Empezó a finales de los años 80 y no ha parado. Se trata de Adrian Newey, el genio del diseño de la F1 que pasó por March-Lleyton House, Williams, McLaren y, desde hace cuatro temporadas, RedBull. El domingo pasado no estaba en China, pero volvió a ver, esta vez por televisión, como un proyecto suyo ganaba una carrera.

P: ¿Dónde vio la carrera de China?

R: En el televisor de la cocinao. Al comienzo la empecé a ver con mi mujer, Marigold, pero luego se puso nerviosa y me dejó solo. Mas tarde vino mi hija. Al final, terminamos todos juntos viéndola y terminamos brindando al final. Me hubiese gustado estar en China, pero estaba contento por la gente que estaba allí, porque se lo merecía.

P: ¿Se puede comparar esta victoria con otras de su carrera?

R: Lo primero que quiero aclarar es que esta no ha sido nuestra primera victoria, sino que el año pasado ya habíamos ganado en Monza, con ToroRosso. Personalmente, me he sentido tan bien en Monza 2008 como este año en China, aunque esta vez, al haber sido un doblete, fue algo especial. El otro elemento que a ha hecho especial ha sido el gran cambio que ha habido en el reglamento de este año, lo que ha demostrado que hemos comprendido el cambio muy bien. Cuando hay un cambio de este tipo, uno se pasa nueves meses estudiando el reglamento, sin saber lo que están haciendo tus rivales en ese sentido. No hay nada con lo que poder compararte, porque todo va a cambiar. Es un desafío excitante.

P: ¿Cómo se siente después de una victoria de este tipo, con un doblete tan contundente?

R: Algo así te deja una gran sonrisa en la cara. Es el resultado de la gran confianza que teníamos todos en la fábrica, apoyando el proyecto. Lo mejor ha sido ganar sin que los demás hayan tenido problemas. No solo ha sido una victoria buena para nosotros, sino también para Renault, que son nuestros proveedores de motores.

P: ¿Tuvieron temores de que los coches no llegaran al final?

R: Habíamos tenido problemas con los semiejes en los días previos, pero teníamos confianza de que no se iba a repetir. Nunca está garantizada la fiabilidad, así que los últimos giros me parecieron ¡los más largos de mi vida!

P: Vuestro coche no tiene el famoso doble difusor ¿es tan importante como la gente cree?

R: No hay ninguna duda que esos difusores ofrecen mejor rendimiento. El rendimiento de un coche depende de cómo se interpreten las reglas, y como las adaptes a tu coche, así que algunos equipos han logrado mas que otros. Ahora, nuestro desafío es adaptar el nuestro a ese tipo de difusor.

P: ¿Cuándo lo pondrá RedBull en sus coches?

R: Tal cual se ha especulado, según el diseño de nuestro coche, no es fácil ponerle este tipo de difusor a nuestro monoplaza. Aparte de trabajar en ello, debemos seguir trabajando en otras áreas del coche, porque su desarrollo no puede caer. Esta claro que en la parte trasera de nuestro coche, con la suspensión pull-rod que tiene, no es algo que pueda adaptarse bien a este sistema. Será más complicado. No lo tendremos antes del GP de Mónaco.

P: ¿Cómo vé el dominio de los más pequeños en la F1 después de pocas carreras?

R: Creo que es refrescante para la F1. En mi opinión, crea mayor interés eso de ver a nuevos ganadores. Pero los grandes como Ferrari, BMW o McLaren no se van a quedar de brazos cruzados y volverán a estar adelante.

P: Es una gran oportunidad para los equipos mas pequeños, entonces

R: Por su puesto. Con el gran cambio que ha habido este año en el reglamento, es una gran oportunidad para los equipos de menos recursos.

P: Ha creado un coche que es admirado por todos, pero ha sido una pena que haya terminado oscurecido por los coches de doble-difusor

R: No lo veo como que haya sido una pena, sino como otro desafío. Es el que tengo delante para adaptar este tipo de coche al nuevo difusor. Desafortunadamente, ¡este desafío me va a llevar varias noches de insomnio! Pero así es la F1. No puedo compadecerme de mi mismo.