Público
Público

Un orgullo que no tiene precio

Los de Valero inician hoy el campeonato con dudas en defensa

MIGUEL ALBA

Nadie quiere poner nombre al responsable del acuerdo. "Se habló y todo el mundo estuvo de acuerdo en que no podemos pedir nada hasta que no nos lo volvamos a merecer", asegura José Javier Hombrados. "Tenemos que devolver el orgullo de España a la élite", se sincera Iker Romero. "Hasta entonces", prosigue el jugador del Barcelona, "no cobraremos ni primas, ni dietas, ni nada. No nos lo merecemos". La lavadora del ego colectivo se pone este martes en marcha ante la República Checa (18:15 h, Teledeporte). El primer paso para dejar de asociar el fiasco del pasado Mundial de Croacia (de defender el título a concluir en el 13º puesto) al pasado reciente de la selección. Un Europeo que Valero Rivera sigue definiendo como el tránsito hacia su gran obra: los Juegos de Londres en 2012.

"En Austria, el equipo seguirá explorando hasta dónde es capaz de llegar", explica Juan de Dios Román, el presidente de la Federación. Un camino que aparece viciado por los problemas en el centro de la defensa 6-0, donde ni Morros, ni Prieto, ni Garabaya han aportado, durante la preparación, la solidez necesaria para pensar en medallas. Un objetivo tan importante como la cuadratura de los números en el despacho del presidente del balonmano español. Castigado en exceso por la crisis económica (ha perdido patrocinadores como Grupo Lábaro), la federación ha tenido que echar mano de fórmulas imaginativas o del simple trueque para completar la preparación. "Fuimos gratis a París porque Francia vino aquí sin cobrar", asegura Román.

Un inconveniente, el del dinero, que el federativo entiende que no debe afectar al rendimiento del equipo. "Hemos intentado tener la mejor preparación posible, pero no significa que haya sido la ideal", redunda, "porque hemos ajustado muchas partidas". Los jugadores facilitaron el apretón del cinturón. Una hebilla que puede romperse si el domingo 31 se vuelve a un podio que habrá que pelear con Francia, Islandia, Serbia y Croacia.