Estás leyendo: Oro en el Camp Nou

Público
Público

Oro en el Camp Nou

Guardiola defiende que el éxito de Messi, que ofrecerá hoy el galardón a su afición, también es del fútbol español

GERMÁN ARANDA

Primero está el fútbol, el balón rodando, los gritos, las faltas, los goles. Y, después, vienen las distinciones, premios como el Balón de Oro. Pero como este galardón 'se vende muy bien' y acapara la atención del fútbol mundial estos días, Guardiola supo ayer utilizarlo como reclamo para el partido de Copa que, sí, el Barça juega mañana en el Camp Nou ante el Betis: 'Esperemos que la gente venga, estará Messi, podrán aplaudirle por el Balón de Oro'.

Una vez más, con los 90 minutos de juego desenfocados por galardones y polémicas, le toca a Guardiola devolver a su equipo a la realidad de los tacos y las porterías, lejos de las alfombras rojas. 'No tengo que decirles nada para que lo sepan. Aunque cada uno que iba allí quería ganar, y también los otros jugadores quieren estar allí algún día porque son muy competitivos, saben que mañana (por hoy) hay partido y que para optar a esos premios hay que jugar al máximo nivel'.

Lo que no cree el técnico es que tenga que gestionar o combatir ningún tipo de celos entre los perdedores Xavi e Iniesta que, pese a haberse proclamado campeones del Mundial y partir como favoritos, vieron cómo Messi reeditaba galardón. 'Conociéndolos, aunque todo puede pasar, no tengo duda de que no va a haber problema. Se quieren mucho, se respetan y saben que juntos son mejores individualmente. Conociéndolos un poco, los tres están contentos de estar donde han estado'.

Para el entrenador, no sólo ellos, sino 'todo el fútbol español' tiene que estar contento y hacer el premio suyo. 'Para el fútbol español, como para el Barça, que tres chicos salidos de aquí estén en la final ya es motivo de orgullo', defendió el técnico, que recordó el crecimiento de Messi; 'Leo lleva desde los 12 o 13 años aquí y hace que la Liga española tenga más prestigio'. No cree que la selección haya sido injustamente ninguneada 'No sé qué mayor reconocimiento puede haber que haber ganado la Copa del Mundo y tener a seis jugadores en el mejor once de la FIFA' y defendió la legitimidad del resultado: 'He oído decir que las votaciones de San Marino o Liechtenstein no tienen tanta importancia. ¿Cómo que no? Al final, esto se decide porque un tío ve un partido de fútbol y decide que un jugador le gusta y después ve otro, otro y otro y acaba votando al jugador que más le gusta. Antes sólo votaban periodistas pero esta vez lo han hecho más de 400 personas', abundó el técnico, que insistió en que 'Leo es el mejor', si bien reconoció que 'también lo podría haber ganado Andrés o Xavi'.

El Balón de Oro va quedando atrás y, al final, 'aquí estamos para jugar a fútbol', recuerda Guardiola. Y hoy, en la ida de cuartos de la Copa ante un Betis líder de Segunda, 'máximo goleador y menos goleado', informó Pep, toca seguir demostrando que sí es oro todo lo que reluce.