Público
Público

Osasuna deja en evidencia a Pellegrini

Ganan al Málaga 0-1

A. R. CORTÉS

 

Trece meses después, Osasuna ganó a domicilio. Los navarros han necesitado 22 salidas para llevarse los tres puntos lejos de su estadio. Y lo hicieron en el campo del peor equipo de la Liga cuando actúa como local. Visto lo visto, lo más justo hubiera sido un empate, porque Málaga y Osasuna rivalizaron en ocasiones y en desaciertos. Fue un encuentro propicio para que los delanteros de ambos equipos hubieran estado más atinados.

Les costó, sin embargo, a ambos entrar en el encuentro y ofrecieron un pobre espectáculo en la primera parte, con un Málaga timorato y nervioso y un Osasuna reservón y agazapado. En la segunda, ambos se olvidaron por fin de sus miedos y se lanzaron a por el triunfo, único marcador válido cuando se acerca el final de la Liga y aprieta la soga del descenso.

Se pudo ver entonces un encuentro abierto y con muchas oportunidades, aunque sólo Sergio y en tiempo de prolongación acertó con la portería contraria. Antes, Nekounam, Cejudo y Sebas Fernández habían disfrutado de ocasiones muy claras para romper el empate. El gol se resiste cuando la clasificación aprieta.

La situación se torna complicada para Pellegrini, que regaló el partido al Madrid pensando en Osasuna y ayer también perdió. Cuatro meses después de su llegada, el Málaga sigue en descenso y su rendimiento es muy irregular. No se sabe a ciencia cierta cuánto tiempo le queda al chileno para conseguir la reacción del equipo antes que el jeque se decida a actuar.

Por contra, Mendilibar consigue su segundo triunfo, toma aire en la zona agónica de la tabla, infunde optimismo a la parroquia rojilla y deja a un rival directo en una situación muy complicada.