Público
Público

Pep recuerda Atenas

El técnico huye del protagonismo y ensalza el papel de sus futbolistas en el doblete

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Yo en el Mallorca no habría ganado la Liga'. Pep Guardiola, el jefe según Eto'o, rehuyó el domingo cualquier protagonismo en los logros conquistados hasta ahora por su equipo. '¿Las claves que nos han llevado al doblete?', reflexionaba el técnico. 'El talento y disponibilidad de los jugadores', esgrimió. 'No busquemos más, yo con otros futbolistas no sería campeón de Liga y ellos con otro entrenador, como son tan buenos, tendrían oportunidad de serlo', sentenció antes de repetir aquello de que 'el fútbol es de los futbolistas'.

'Ellos hacen y deshacen, nosotros intentamos poner una idea y que la sigan. La sensación de que mandas es ficticia; es una autoridad engañosa', apreció sobre el trabajo de los técnicos. 'El elogio al ganador es fácil', estimó tras la atención que ha acaparado estos días su persona.

En la primera comparecencia del de Santpedor como campeón de Liga hubo poco sentimiento. 24 horas después de cantar el alirón, la final de Roma ya le quita el sueño. 'Hemos hecho una cosa que está muy bien', reconoció, aunque 'también lo han hecho otros en épocas pasadas; no es la primera, es a 19ª Liga del club', continuó desde la modestia.

'No puedo negar que esto es muy bueno', convino. 'Hemos llegado a la final de todas las competiciones y hemos ganado la Liga frente a un rival extraordinario', admitió para, acto seguido, felicitar al Madrid: 'Nos ha obligado al máximo. Lo que han hecho en la segunda vuelta es una lección para nosotros de cara al futuro', insistió, como ya hiciera en el Bernabéu.

Sin tiempo para 'saborear' partidos como 'el 2-6 o el empate ante el Chelsea', Guardiola ya centra su atención en la final de la Liga de Campeones y anda tan obsesionado en que a su equipo no le pase como al Dream Team en Atenas la derrota por 4-0 ante el Miran que incluso se equivocó en una ocasión al emplazar el partido del 27 de mayo en la ciudad Griega.

'Nos convenía ganar la Liga cuanto antes para desconectar de esta competición y, luego, conectarnos de nuevo para Roma', celebró. 'Si esto se nos alarga hasta el partido contra Osasuna nos podría haber pasado lo que en Atenas, que no nos dio tiempo de desconectar [el Barça ganó la Liga tres días antes de la final] y volver a conectar', rememoró.

Tras la derrota en Son Moix, Guardiola ha dado fiesta a sus jugadores hasta el miércoles por la tarde para que descansen, 'piensen poco en el fútbol y hagan lo que quieran'. A partir de entonces, 'se acabó decirnos lo guapos que somos', advirtió.

Sobre el concurso de jugadores como Xavi, Messi, Puyol o Piqué en lo que queda de campeonato, Pep confesó que 'la idea es que hasta la Champions no jueguen'. 'Tenemos muchas bajas, nos hemos quedado muy cortos de plantilla y no quiero arriesgar con lesiones', reveló. De ayer lamentó no haber aprovechado las oportunidades de gol para 'acercarnos al récord de los 108' y negó ver a Etoo 'ansioso' por el Pichichi, tras sus últimos errores.