Público
Público

Pepe se destapa y ejerce de Kaiser

El central del Madrid abre el merecido triunfo luso por 2-0 ante Turquía. Los de Scolari se colocan primeros del grupo A

LADISLAO JAVIER MOÑINO

Pepe, un defensa, hizo lo que no pudieron hacer la artillería pesada de Portugal. Cristiano Ronaldo, Deco, Simao y Nuno Gomes por mucho que intentaron reventar el blindaje de Turquía no lo lograron. Enterrada ya la figura del libre clásico, hay pocos centrales que atrevan a descolgarse. Pepe lo hizo y tocando la pelota. Construyó una pared con Nuno Gomes y atravesó por el medio a los centrales turcos. Hizo un gol propio de Beckenbauer.

La mayoría de entrenadores son reacios a este tipo de aventuras de sus centrales, pero lo cierto es que los que lo hacen bien generan desconcierto en el contrario porque crean superioridad numérica. Pepe salió como la gran figura del partido. Estuvo rápido en el corte y le dio una salida milimétrica al balón con su patada larga. Hasta su gol habían sido Deco y Cristriano Ronaldo los jefes del partido.

Está Deco en plan maestro, con la soltura del que se siente engrandecido. Estaba en todas las jugadas. O las iniciaba en corto o las afilaba en largo. Se sacó dos pases de cuarenta metros con el exterior del pie, uno a Bosingwa y otro a Simao, que desmontaron a Turquía. También un pase entre líneas que desaprovechó Moutinho. Defenestrado por el Barça, por lo visto ayer parece que Deco se ha tomado esta Eurocopa como algo personal. Le arrebató a Cristiano Ronaldo el protagonismo, aunque cualquier cosa que hace el extremo genera mucho ruido. Puede estar sin tocar el balón un buen rato, pero sí le llega el defensa que tiene enfrente sabe que le encarará si o sí. Primero a Balta por la izquierda y luego Altintop, que no es un lateral derecho puro, se les ponía cara de pánico cada vez que amenazaba con sentarles.

Cuando lo logró, hizo daño. Roto Altintop le puso un plátano en la cabeza de Nuno Gomes que se estrelló en el larguero. Él mismo había enviado un balón al palo en una falta directa con su peculiar manera de golpear. Jugadas como esa y su facilidad para ver puerta le han revalorizado. El valor gol tapa sus lagunas en el tiempo, aunque tres segundos suyos lanzan a cualquier equipo, como hizo en la contra que culminó Meireles. Turquía sólo enseñó su sofisticado entramado defensivo. El que rompió Pepe, ejerciendo de Kaiser.