Público
Público

El exitazo del piragüismo: es el deporte que más medallas ha dado a España tanto en Río como en todos los Juegos

Las cuatro preseas -tres oros y un bronce- en Río de Maialen Chourraut, Marcus Cooper, Cristian Toro y Saúl Craviotto suman 16 en todos los Juegos, tres más que el atletismo

Craviotto, con la medalla de bronce lograda este sábado. REUTERS/Murad Sezer

PÚBLICO / AGENCIAS

El piragüismo ha brindado a la delegación española la mayor cantidad de medallas de los Juegos Olímpicos con cuatro preseas -tres de ellas de oro, la mitad de las que lleva la delegación- conseguidas por Maialen Chourraut, Marcus Cooper, Cristian Toro y Saúl Craviotto, este último con un doblete.

Craviotto ha logrado este sábado el broche perfecto a la actuación de los piragüistas españoles con una medalla de bronce en la prueba de K-1 200 en aguas tranquilas. Fue Chourraut quien inauguró el casillero al colgarse el oro en aguas bravas, tras el bronce conseguido en Londres en 2012.

Cooper sorprendió también a todos logrando otro oro en K1 1000 metros, al que seguiría el de Craviotto y Cristian Toro en K2 200. El bronce amarrado por el piragüista catalán este sábado suma un total de 16 preseas en total para el piragüismo español en todos los Juegos Olímpicos disputados,  dejando atrás las trece que acumula el atletismo.

De esta manera, España ha hecho historia en el piragüismo en los Juegos de Río al ubicarse como tercera en el medallero, tan sólo detrás de Alemania y de Hungría, las dos mayores potencias en la disciplina y que siguieron acumulando metales.

Catorce de los éxitos del piragüismo nacional provienen de la modalidad de aguas tranquilas, con cinco medallas del gallego David Cal -un oro y cuatro platas-, seguido de Saúl Craviotto, con cuatro y de Herminio Menéndez, con tres como máximos medallistas. Las dos preseas en aguas bravas tienen un nombre: Maialen Chourraut -oro en Río y bronce en Londres-.

Chourraut celebra su victoria en los Juegos de Río. REUTERS/Ivan Alvarado

Chourraut celebra su victoria en los Juegos de Río. REUTERS/Ivan Alvarado

El piragüismo español se estrenó en el medallero olímpico en el año 1976 en Montreal con la plata en K4 1000 metros con el cuarteto formado por Herminio Menéndez, Luis Ramos Misione, José López Díaz Flor y José Estebal Celorrio.

Cuatro años después, en Moscú 1980, llegaron otras dos nuevas medallas para el piragüismo con la plata conseguida en K2 500 metros a manos de Herminio Menéndez y Guillermo del Riego, y el bronce en K2 1000 metros con Herminio Menéndez y Luis Ramos Misione. En los Juegos de Los Ángeles 1984, Enrique Míguez y Narciso Suárez conseguían en C2 500 la cuarta medalla para el piragüismo español, que atravesó una sequía de metales hasta Atenas 2004 cuando surgió del deportista olímpico español más laureado.

En la capital griega, un joven palista de Cangas do Morrazo se erigía en el gran protagonista, con la consecución de dos medallas, un oro en C1 1000 y una plata en C1 500, mientras que en 2008 ganaría dos platas en esas distancias, cerrando su ciclo con otra plata más en C1 500 en Londres. En China, Saúl Craviotto y Carlos Pérez Rial se proclamarían campeones olímpicos en K2 500 metros, con el primero, en solitario en el K1 200, ganando una plata más.