Público
Público

El pobre bagaje de Ronaldinho: Dos goles y la mitad de minutos oficiales

A estas alturas, la temporada pasada había marcado siete goles y sólo se había perdido un partido de los doce disputados.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ronaldinho no ha empezado nada bien la temporada y lo volvió a demostrar ayer ante el Almería. No se le vio en el partido y volvió a ser sustituido por Rijkaard. El delantero brasileño ha participado en poco más de la mitad de los minutos (el 57,5 por ciento) de los doce partidos oficiales que el equipo ha disputado esta temporada, en los que sólo ha marcado dos goles.

Los dos tantos, además, fueron en el mismo partido, en Liga contra el Athletic de Bilbao (3-1), y ambos a balón parado: uno de falta y el otro de penalti. En la presente campaña, Ronaldinho ha jugado 385 minutos (el 47,5 por ciento) en los nueve partidos de Liga que se llevan disputados hasta el momento.

En cuatro de ellos no ha jugado (Sevilla, Zaragoza, Levante y Villarreal) y en otros cuatro ha sido sustituido en la segunda mitad (Athletic de Bilbao, Osasuna, Atlético de Madrid y Almería). El protagonismo del internacional brasileño ha aumentado en la Liga de Campeones, donde ha sumado un total de 236 minutos (el 87,4 por ciento) en los tres primeros partidos de la primera fase.

Ronaldinho, no obstante, sólo ha disputado completo el encuentro ante el Glasgow Rangers, ya que contra el Olympique de Lyon y el Sttutgart fue sustituido. Además, en ninguno de los tres partidos ha visto puerta.

Nada que ver con la temporada pasada 

A estas alturas de la pasada campaña, el delantero del Barça ya había marcado siete goles (uno en 'Champions', ante el Levski de Sofía, y los otros seis en Liga, cuatro de ellos de penalti).

Además, en la Liga de Campeones había completado el cien por cien de los minutos: Levski Sofía, Werder Bremen y Chelsea.  En las nueve primeras jornadas del torneo de la regularidad de la temporada 2006-07, Ronnie sumó 675 minutos (el 83,3 por ciento), fue ocho veces titular -tres de ellas sustituido en la segunda parte- y sólo se perdió el primer encuentro de Liga ante el Celta.

Además, el 'crack' brasileño marcó un gol de penalti ante el Racing, dos contra el Sevilla (uno de ellos de penalti), dos contra el Recreativo de Huelva (uno de ellos también de pena máxima) y otro gol de penalti ante el Deportivo de La Coruña.

En resumen, el año pasado Ronaldinho había disputado, en estos primeros doce partidos, 945 minutos y había marcado siete goles (un gol cada 135 minutos), mientras que este año el delantero del Barcelona suma dos goles en 621 minutos (un tanto cada 310 minutos).

Preocupación por el estandarte del barcelonismo

Por todo ello, el Camp Nou vive con preocupación el declive del jugador que se había convertido en el santo y seña del Barcelona desde la llegada a la presidencia de Joan Laporta.
Ronaldinho levantó la alicaída moral del barcelonismo, después de un periodo de penurias. Con él, el Barça consiguió un doblete histórico (Liga y 'Champions') y volvió a situar, con sus goles y su alegría futbolística, a los azulgrana en la primera línea mediática.

Pero de aquel jugador apenas queda el recuerdo. La temporada pasada se desveló su sobrepeso y en la presente se han denunciado sus salidas nocturnas. Ya no desborda, sus pases no son tan precisos y cíclicamente aparece en el horizonte el interés del Milan en contratarle.

Rijkaard y Txiki Beguiristain le protegen. 'Lo veo muy metido, tiene completamente mi apoyo y estoy contento de tenerlo con nosotros', dijo el holandés. El secretario técnico cree que Ronaldinho debe 'intentar coger su nivel', porque 'la voluntad es fantástica, seguro que podrá llegar el gran fútbol que hizo'.

La novedad es que el presidente barcelonista parece no tenerlo tan claro. Tras el partido ante el Almería, Laporta aseguró, sin mencionar en ningún momento el nombre del brasileño, que deben jugar en el equipo titular los jugadores que 'estén mejor'.