Público
Público

El Real Madrid ficha a Odegaard, una perla noruega de 16 años

El club blanco se hace con una de las promesas del fútbol europeo y el debutante más joven en una fase de clasificación para una Eurocopa. Jugará en el Castilla de Zidane.

El noruego Martin Odegaard.

AGENCIAS

El delantero noruego Martin Odegaard, de apenas 16 años, se ha convertido este jueves en nuevo jugador del Real Madrid para las próximas seis temporadas, una vez que el club blanco alcanzó un acuerdo con el Stromsgodset Fotball, club donde militaba el joven futbolista.

El traspaso, cuya cuantía no ha sido revelada por el Real Madrid, es el segundo que realiza el conjunto blanco en periodo de competición después de cerrar la incorporación del balear Marco Asensio, jugador procedente del RCD Mallorca de Segunda División, que llegará a la capital de España la próxima temporada.

El Real Madrid explicó que --tras someterse al reconocimiento médico--, el jugador noruego atenderá este jueves a los medios de comunicación, acompañado del director de Relaciones Institucionales, Emilio Butragueño, a partir de las 13:30 horas en la sala de Prensa de la Ciudad Real Madrid.

Odegaard habría llegado al Real Madrid por dos millones de euros, según recoge la prensa noruega, y su incorporación será inmediata. Parece que la visita que realizó a la capital de España y los entrenamientos con Zinedine Zidane, quién será su nuevo técnico en el Castilla, terminaron por convencerle.

Diez meses de vértigo

La vida de Odegaard, que cumplió 16 años en diciembre, ha sufrido un vuelco difícil de imaginar hace nueve meses, cuando debutó con el Strømsgodset en la Tippeliga, máxima categoría del fútbol noruego.

"Nadie sabía quién era salvo los técnicos del Strømsgodset, del Mjøndalen o de cerca de Drammen (su ciudad). Era un buen jugador de 15 años, nadie hablaba de fútbol a mayor nivel", contaba a TV2 el ex jugador del Rosenborg y ahora comentarista "Mini" Jakobsen.

Pero todo cambió el 13 de abril del año pasado al salir al campo en el minuto 72 frente al Aalesund. A las tres semanas firmó un contrato profesional, a mediados de mayo se convirtió en el goleador más joven en la historia de la liga y a finales de agosto, cuando sólo había jugado con la sub-17 antes, debutó con la selección absoluta en un amistoso frente a Emiratos Árabes Unidos (0-0), un partido en el que fue el mejor del equipo.

Cuando en octubre entró desde el banquillo contra Bulgaria, convirtiéndose en el más joven en jugar un partido de clasificación de una Eurocopa, el estadio de Ullevaal se levantó para aclamar a la gran esperanza del fútbol noruego, algo lógico pese a su juventud.

Los elogios no paraban de fluir: si el seleccionador Peter Matias Høgmo decía no haber visto otro jugador igual a su edad, el técnico del Copenhague, el noruego Stale Solbakken, lo calificaba de mayor talento en Escandinavia desde el danés Michael Laudrup.

"Probablemente sea el que más partidos de categorías inferiores a nivel de selección haya visto en Noruega, y no recuerdo a nadie tan desarrollado a los 15 años, quizás con la excepción de Cristiano Ronaldo", decía hace unos meses el exseleccionador Nils Johan Semb.

Gran madurez pese a su juventud

Pero ni el vértigo por el salto ni los elogios ni la atención mediática parecen afectarle, y en sus comparecencias públicas ha exhibido una madurez impropia de un adolescente. "Me concentro en desarrollarme y ser un mejor jugador de fútbol. No gasto energía en todo lo otro", reflexionaba cuando los rumores sobre su futuro llenaban páginas en los medios escritos noruegos.

Después de hacerle dos goles al Lillestrøm se mostró "contento", pero admitió enseguida que había jugado partidos mejores, la misma sinceridad que exhibió al reconocer sus errores cuando su equipo cayó frente al Rosenborg: "fue un poco duro, pero así ocurre y es algo con lo que tienes que contar, uno también aprende de esto".

Esa capacidad de reflexión es la misma que exhibe el joven zurdo, que tanto puede jugar de mediapunta como tirado a una banda, en el campo o cuando tiene que definirse a sí mismo. "Soy un jugador al que le gusta tener la pelota y usarla, jugar un fútbol ofensivo y dominar los partidos", ha dicho Odegaard.