Público
Público

El Real Madrid vence al Barça en la prórroga

En cuatro días, la Caja Mágica celebra el pase a la 'Final Four' y la victoria sobre su máximo rival en su lucha por la ACB.

EFE

El Real Madrid no ganaba al Barcelona en la ACB desde 2008 pero hoy lo consiguió. Los blancos remataron una gran semana y rompieron en la prórroga, 77-72, una racha negativa de diez derrotas en la Liga ACB ante el Regal Barcelona. Este resultado compromete al Barça que suma su cuarta derrota consecutiva y ve cómo el conjunto blanco le iguala en número de victorias al frente de la ACB.

Sin Navarro, lesionado, el Barcelona se presentó en Madrid y a punto estuvo de llevarse el encuentro, a pesar del cansancio de los locales y de que estos se quedaron sin Llull, también lesionado. Prigioni, Suárez, con 19 puntos, y Tomic fueron los mejores en los locales, mientras que en los visitantes destacaron Grimau, Vázquez y Lorbek.

Una antideportiva de Anderson sobre Suárez y cuatro puntos consecutivos de Llull, más la desorientación del Barça en ataque, dieron al Madrid ocho puntos de ventaja, 12-4, a los dos minutos y medio del encuentro.

Pascual pidió tiempo y realizó un triple cambio: entraron Lakovic, Vázquez y Grimau por Anderson, Ingles y Perovic, y sirvió a los azulgrana para ser más agresivos y mejorar su defensa. Funcionó. Fueron esos jugadores del Barça los que lideraron a los catalanes a empatar a quince a tres para el final del primer cuarto con un extraordinario Grimau secando a Suárez y sumando en ataque.

Molin contestó con Tucker y Mirotic, que dieron intensidad al juego de los blancosMolin contestó con Tucker y Mirotic, que dieron intensidad al juego de los blancos y recuperó a Llull, tocado, tras un breve descanso en el banquillo, para llegar al final del primer periodo por delante, 22-19.

La agresividad en defensa y los pivotes locales, con un grandísimo Llull de base, barrieron al Barça en la vuelta a la pista y dieron al Madrid su máxima diferencia 29-19. El cuadro azulgrana vivió cuatro minutos sin anotar para encajar un 7-0 hasta que Pascual encontró en Lakovic, con cuatro puntos seguidos, un bálsamo para los males de su equipo.

El intercambio posterior de canastas dejó al Barça cinco abajo en el descanso, 34-29, con Grimau el mejor en sus filas y Llull en las blancas.

Los duelos Suárez-Grimau, Begic-Perovic y Reyes-Lorbek subieron de intensidad en la reanudación, justo cuando la rodilla de Llull dijo basta y acabó con la estrella madridista en la banda. Era el minuto 23 y todo se igualaba.

Un balón sacado por debajo del aro por un jugador azulgrana puso la Caja Magica en pie en contra del trío arbitral momentos antes de que el Madrid con Suárez y Tucker al frente diera otro estirón para llegar siete arriba al final del tercer cuarto.

Un triple de Ingles dejó al Barcelona a uno a siete para el final

Tres personales consecutivas en contra, la falta de acierto blanco, la aparición de Ricki y un triple de Ingles dejaron al Barça a uno, 52-51, a siete para el termino del encuentro. Entonces, los colegiados volvieron a poner al público en pie cuando señalaron la quinta personal al Madrid en el cuarto periodo por ninguna del Barcelona.

A tres minutos para el final, un triple de Ingles puso por delante, 56-57, al cuadro azulgrana y obligó a Molin a pedir un tiempo.

La astucia de Prigioni desharía el posterior empate a 59 tras una de dos de Perovic y pondría tres arriba a los locales después de una canasta y una asistencia del argentino a Tomic con un minuto por jugar.

El triple que necesitaba el Barça vino con tres tiros libres de Lorbek por una personal de Suárez; Sada robó un balón a Suárez y Anderson devolvió la ventaja a los visitantes a 16 segundos.

Tomic, solo frente a la cesta barcelonesa, empató de nuevo, 64-64, y forzó la prórroga. La rapidez del Barcelona, la astucia del Grimau, los rebotes de Vázquez y el acierto de Anderson, con cinco puntos, dieron ventaja a los catalanes al principio del tiempo extra, pero no consiguieron irse en el marcador, 71-72.

Pero el Madrid, hipermotivado, no se rindió. Prigioni Tomic y un fallo de Ingles pusieron a los locales de nuevo por delante cuando parecía que el partido se les escapaba a los de Molin.

Dos tiros libres de Suárez a 19 segundos y otro error de Rubio que forzó una entrada a canasta cuando necesitaban otro triple para empatar acabaron por rematar a los azulgrana.