Público
Público

Remontadas épicas de Rayo y Zaragoza; desahogo de Osasuna

Los aragoneses golean al Deportivo (5-3) y los madrileños superan (3-2) al Celta. Los rojillos toman Cornellá y hunden al Espanyol (0-3)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este sábado por la tarde se han vivido tres partidos tan intensos, por el dramatismo que ya adquirían pese a estar todavía en la undécima jornada, como locos, por las vueltas que han dado durante los noventa minutos. De ellos, han salido victoriosos el Real Zaragoza, Osasuna y Rayo. 

En La Romareda, el Real Zaragoza goleó al Deportivo de La Coruña tras remontar un 0-2 al conjunto gallego, que jugó prácticamente toda la segunda parte con un hombre menos por la expulsión de Luis Miguel Afonso 'Pizzi' y que encajó tres goles en jugadas de estrategia. La victoria, quizá demasiado severa para los méritos de ambos conjuntos, permite al equipo maño alejarse de la zona de descenso, mientras que deja al Deportivo en una situación muy delicada en la clasificación.

En 20 minutos y fruto de dos errores, el primero en el centro del campo y el segundo con un pase al portero, el Deportivo se adelantó en el marcador con sus dos primeros disparos a puerta. Con 0-2 el técnico zaragocista, Manolo Jiménez, no esperó y metió en el campo a Carlos Aranda, para jugar con dos puntas, en lugar de Zuculini.

Cuando más tocado parecía el Real Zaragoza una mano en el área visitante de Tiago Pinto le permitió acortar distancias en el minuto 28 y recuperar la moral y la opciones de rescatar algún punto. El Deportivo no desaprovechó que tenía delante a un rival con menos precauciones defensivas en busca del empate y tuvo al menos otras tres claras oportunidades para haber marcado.

A pesar de la expulsión de Pizzi nada más comenzar la segunda parte por la segunda amarilla al fingir una caída en el área local, el conjunto gallego no le perdió la cara al partido y tampoco se echó atrás. Jugó el balón y se lo disputó a su oponente. Sin embargo, en un córner en el minuto 61, Paco Montañés empalmó a la red e igualó la contienda a dos tantos con casi media hora para intentar completar la remontada, algo que ocurrió cinco minutos más tarde en otra jugada de estrategia que remató de cabeza el central 'Alvaro' González.

En el tramo final el equipo de Manolo Jiménez quiso sentenciar la contienda y lo consiguió con sendos tantos de cabeza del internacional portugués Hélder Postiga, el primero tras un centro por la derecha y el segundo en un saque de esquina. Con el partido ya decidido Rodolfo Bodipo maquilló el resultado con el tercer tanto de su equipo en tiempo de prolongación.

José Luis Mendilíbar llegaba a Cornellá con el agua al cuello. Con cinco puntos necesitaba la victoria como el comer para seguir al frente de Osasuna y el equipo respondió. Se impuso por goleada al Espanyol (0-3). Pese a ello sigue colista de la clasificación mientras que los catalanes permanecen en puestos de descenso.

Mal partido de un Espanyol que no supo encontrar su juego en casi ningún momento del encuentro. Los rojillos se aprovecharon de un flojo partido de los de Pochettino y se llevaron la victoria con cierta facilidad.

Los catalanes estaban perdidos sobre el césped, sobre todo en la primera mitad, por lo que los de Mendilíbar se encontraron muy cómodos y se hicieron dueños del centro del campo. Así, las ocasiones fueron llegando a la portería de Cristian Álvarez hasta que Cejudo inauguró el marcador. El centrocampista aprovechó un rechazo de un disparo de Sisi y remató solo a portería desde el punto de penalti.

El 0-1 se instalaba en el marcador y el Espanyol intentó reaccionar en la segunda mitad. La entrada de Longo le dio vitalidad a su equipo y el propio Longo estrellaba un balón en el travesaño antes de que Verdú se diera también con el poste. Eran los mejores momentos del conjunto periquito cuando Verdú perdía un balón en el centro del campo y daba pie a un contragolpe de Osasuna que finalizaba Kike Sola enviando el balón a la red. El 0-2 subía al marcador y daba por sentenciado el partido, ya que el Espanyol fue incapaz de sobreponerse al golpe de Sola y acabó sucumbiendo en los últimos minutos con el gol de Omwu que establecía el 0-3 definitivo.

El Rayo Vallecano se alzó con la victoria ante el Celta de Vigo (3-2), después de una épica remontada en la segunda mitad con tantos del brasileño Leo, Tito y Piti, que contrarrestaron el doblete de Iago Aspas para el conjunto vigués, que jugó cincuenta minutos con un hombre menos por expulsión del argentino Cabral.

Rayo y Celta se citaron en el Estadio de Vallecas con el telón de la permanencia de fondo después de un prometedor inicio de temporada para ambos. En el minuto 12 Iago Aspas estrenó el marcador al cruzar con la pierna izquierda el balón a las mallas ante Cobeño. Al Rayo se le notó muy incómodo sobre el césped al principio y poco a poco fue espabilando gracias a la velocidad del brasileño Leo Baptistao. Sin embargo, pese al dominio que estaba ejerciendo el Rayo sobre el Celta en esos compases, el conjunto visitante amplió su ventaja con otro tanto de Iago Aspas, que volvió a ganar la partida a los centrales del Rayo.

A los 39 minutos, el Celta se quedó con un jugador menos por la expulsión del defensa argentino Gustavo Cabral tras tocar el balón con la mano y ver la segunda amarilla. Tras la reanudación, el Rayo, que debía intentar la remontada, salió con mucho ímpetu. El brasileño Leo Baptistao fue el encargado de anotar el primer tanto para los de Jémez, que llegó a los 60 minutos tras un centro medido de Casado desde la banda izquierda que el delantero cabeceó ajustado al palo.

Tras el gol, el técnico local, Paco Jémez, decidió ir a por todas y retiró a uno de sus centrales, Mikel Labaka, para sacar a un delantero centro, el delantero montenegrino Andrija Delibasic. La apuesta le salió bien al Rayo, que a los 71 minutos logró la igualada con un remate de cabeza de Tito, a centro del argentino 'Chori' Domínguez. La remontada completa para el Rayo llegó a falta de nueve minutos para el final, cuando Leo recibe un balón en la banda izquierda, sortea a su defensor, saca un centro al área y Túñez comete penalti con un agarrón sobre Delibasic. La pena máxima la transformó Piti.