Público
Público

El rodillo ruso es vulnerable

El equipo de Guus Hiddink tiene talento, sobre todo en ataque, pero su línea de defensa es imperfecta y débil

MARCOS LOPEZ

Rusia vive para atacar pero con matices, llevar la posesión les horroriza, gustan del contraataque, y de la llegada en segunda línea. Mucha velocidad de traslación, primer toque y triangulación, en primera oleada, Arshavin en banda y la soledad de Pavlyuchenko en el área. El peligro llega con la pausa, si la jugada se entretiene, la segunda línea es sencillamente la más numerosa que se pueda ver en el fútbol mundial. Esto, que puede ser interpretado como una virtud con todo el derecho, se convierte en una debilidad ante una pérdida de balón. Llegan hasta seis jugadores a la frontal de área, atrás quedan cuatro más portero, una bendición para el adversario, recuperar y salir aprovechando la enorme distancia de línea y los pocos jugadores que dejan los rusos por detrás de la línea del balón.

Persecución zonal al hombre

Acusan el cambio de pasar defensa de cinco a cuatro, puede parecer una frase hecha para justificar los agujeros defensivos pero se puede constatar por la ausencia de un perfil, el hombre libre que hace coberturas a los centrales marcadores. Pasar de defensa de cinco a cuatro, significó quitar el hombre libre pero la línea de cuatro sigue persiguiendo demasiado al hombre y ya no tienen ese jugador que corrige el error y protege la espalda del marcador. Si el punta viene a pedir entre líneas se abre un enorme espacio libre a su espalda para ser aprovechado por un corredor de segunda línea al espacio y un pasador con calidad en el último pase.

Variante Zhirkov - Anyukov

El primero no es un descubrimiento en rendimiento pero si en lo posicional. En su club, juega de interior, Hiddink apostaba por adaptar un central, Beretzosky, pero su escasa proyección ofensivo iba contra natura. Anyukov es un carrilero, sube y sube, no se preocupa de lo poco que queda atrás. Semak, único medio centro no tiene capacidad para hacer la cobertura estilo Poulsen con Alves en el Sevilla, ya que es un hombre contra todos y un objetivo: la falta táctica.

Problemas defensivos contra España merecían corrección por parte de Hiddink. En lugar de buscar potenciar su defensa, buscó mejorar su ataque. Arshavin fue el complemento perfecto para desarrollar un sistema de cuatro atrás con dos carrileros, Zhirkov y Anyukov, dejando en en el banquillo interiores que les cerraban las bandas como Bistrov y Bilyaletdinov. Tiene toda la banda ofensiva con Zyrianov de falso interior zurdo, buscando la media punta en ataque, y Saenko, un ‘9’ de falso interior izquierda buscando el doble ‘9’ en posesión de balón rusa dejando toda la banda a Anyukov. El detalle es Arshavin con libertad de movimientos.

Ingenuidad defensiva y ofensiva

En la previa de la primera fase hablábamos de un equipo con potencial para ser un rodillo. Frescura física, primer toque majestuoso, verticalidad y vértigo en todas sus acciones. Hasta ahí, todo perfecto, pero la otra cara de la moneda es una selección ingenua en la parte de atrás, con un central que en realidad es medio centro, dos laterales ofensivos y ausencia de un medio centro puro.

Buscan sacar todos los balones jugados, el despeje no está en su diccionario, lo cual les lleva a regalar ocasiones de gol al adversario. Presionar en primera línea es básico para evitar su contraataque. En cuanto salen, son imparables, ellos son los que deciden cuando acaba la jugada aunque esa ingenuidad defensiva se complementa con una ingenuidad ofensiva por querer rizar el rizo. Sin ir más lejos, el partido contra Holanda nunca debió llegar a la prórroga.

Estrategia

Se olvidan de mirar al balón en las marcas individuales en la estrategia. No es del todo negativo, pero todo se agrava cuando miran al atacante pero no le siguen, defienden con la mirada, y el adversario sólo necesita una buena rosca para generar una ocasión para resolver un partido. Les cuesta marcar una línea en las faltas laterales, su principal debilidad, porque en los saques de esquina van saliendo del paso metiendo muchos jugadores en el área. Otro problema es Akinfeev, dubitativo en las salidas prefiere esperar la sentencia desde la línea de gol. Como ven, un rodillo con un tremendo punto negro.

Jugar como contra ucrania en el mundial

Repliegue atrás, líneas muy juntas para tener coberturas y hacer imposible la triangulación. Implica un pequeño cambio de sistema: defender con tres líneas más delantero será mejor que las dos líneas de cuatro más dos puntas. Eso hará que triangular sea imposible para los rusos. Como contra Ucrania, Villa y Torres cierran la salida de los laterales y obligan a Rusia a salir por el centro, haciendo que un central pierda la posición. Después de esto: recuperación, Villa o Torres en diagonal al espacio del central, último pase de Silva o Iniesta y finalización.

Senna, en la marca de Arshavin

Al pasar al 1-4-2-3-1 defensivo, Xavi-Senna juegan en el doble pivote. Senna persigue a Arshavin y Xavi juega posicional en el vértice. En caso de caer a bandas, Senna no sigue al hombre sino que está en la cobertura cuando Arshavin reciba.

El partido de Sergio Ramos

Crear sincronía entre Ramos y Villa /Silva. Uno en el golpeo de la falta lateral, y el madridista en la finalización. Falta lateral, centro a pierna cambiada con rosca de fuera hacia dentro y remate de Sergio Ramos con Torres y Puyol, uno por delante y otro por detrás. Iniesta para la segunda jugada, Xavi en el rechace y Senna para la falta táctica.

Fernando torres, en los espacios

Torres en desmarque de apoyo, al contrario de lo acostumbrado. El excesivo marcaje al hombre de los rusos dentro de la zona hace que sea un día para que Torres saque al defensa, genere espacio a su espalda y sea aprovechado por la segunda línea.

Ojo al contraataque

La transición hará ganar o perder el partido. Vital tras una pérdida apretar arriba, no dejarles sacar la pelota limpia, y aprovechar su debilidad e ingenuidad de querer sacar la pelota jugada siempre .

Carácter competitivo

No tenemos ninguna obligación con el espectáculo. Contra Italia quedó demostrado que este país tiene sed de gloria y hambre de triunfos. Hagamos todo por ganar. Si lo logramos y encima nos divertimos, muchas selecciones buscarán imitarnos.