Público
Público

Rooney hace líder a Inglaterra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La selección inglesa no juega un fútbol bonito. No tiene toque en el centro del campo y le cuesta llevar la batuta de los partidos . Pero su sólida defensa, comandada por Terry, y un ataque que da miedo, cuando cuenta con Rooney, hacen de la selección ‘pro’ un equipo temible. A estas dos virtudes, Inglaterra sumó esta noche una tercera: la ayuda arbitral. El  colegiado no concedió a los ucranianos un gol fantasma que sí entró ni señaló una mano de Terry dentro del área en el tiempo de prolongación. El único tanto que subió al marcador fue el de Rooney, en el minuto 49, que sirvió a los ingleses para ganar el choque y pasar como primera de grupo.

Jugó mejor Ucrania, quien llevó la iniciativa del choque en todo momento. Tymoshchuk se impuso en el centro del campo y surtió de balones a los extremos Yarmolenko y Konoplyanka que trataron una y otra vez de penetrar la férrea defensa inglesa. Echaron de menos los ucranianos en la primera mitad el olfato de su ‘killer’ Shevchenko, que entró en la segunda mitad debido a sus problemas de rodilla, y la figura del ‘10’, un jugador capaz de dar el último pase.

La selección inglesa, por su parte, consciente de su superioridad, y de que le bastaba con el empate para pasar a cuartos, trató de anestesiar el encuentro confiando en la calidad de sus jugadores de ataque. Con el paso de los minutos, la fórmula resultó adecuada. Rooney cabeceó a la red sin oposición alguna un centro de Gerrard tras un fallo garrafal del meta ucraniano que no supo atajar un balón blandito.

Con el resultado en contra, Inglaterra aumentó la dosis de morfina y se replegó atrás buscando las contras de Walcott, que entró en la segunda mitad, Rooney y Ashley Young, uno de los jugadores más peligrosos de Inglaterra en banda izquierda. Ucrania ayudó a los planes ingleses lanzándose a la desesperada a por el empate encerrando a los 'pros' en su campo y dejando mucho espacio a sus espaldas. Lo intentó desde las bandas, con disparos lejanos y con el balón parado. Y lo consiguió, pero el árbitro no lo consideró así.

Si tras el último Mundial Inglaterra clamó a la FIFA la instauración de la repetición en los goles fantasma por el gol que no le validaron ante Alemania y que supuso su eliminación, esta noche los ingleses se han visto favorecidos. Konoplyanka se plantó solo ante Hart, por fin Inglaterra tiene un buen portero, y su disparo salió repelido hacia la portería tras golpear en el meta inglés. Terry, a la heroica, se lanzó al suelo para despejar el esférico, que ya estaba dentro cuando fue golpeado por el defensa del Chelsea. El árbritro, no obstante, no lo consideró así.  Era el minuto 61 y ese gol podría haber dejado fuera a Francia. Esta polémica jugada pone en videncia la utilidad de los jueces de área, la novedad arbitral de la presente Euro. 

Ucrania siguió insistiendo por activa y por pasiva, pero con el paso de los minutos sus fuerzas fueron decayendo. Inglaterra se gustó a sí misma a la contra y ya no intentaba siquiera mantener el balón. Tuvo la última Ucrania cuando Terry, ya en el descuento, cortó una jugada de peligro con su mano izquierda. El colegiado no lo vió o creyó que fue involuntaria. Por una vez, ser anfitrión no ha servido de mucho de cara al equipo arbitral. Inglaterra ya está en cuartos y medirá sus fuerzas contra la Italia de Prandelli .